×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Joven que se sacó los ojos afirma que su vida es mejor

Excélsior
~
12 de Abril del 2018 12:43 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Creo una página en Go Found me para comprar un perro lazarillo.
Cortesía / Creo una página en Go Found me para comprar un perro lazarillo.

CIUDAD DE MÉXICO.- Hace unos meses el diario británico Daily Mail dio a conocer el caso de Kaylee Muthart, una joven de 20 años que se sacó los ojos frente a una Iglesia en Carolina del Sur, Estados Unidos, luego de consumir metanfetaminas y alucinar que los muertos se encontraban atrapados en sus tumbas.

De acuerdo con dicho medio, la afectada dijo que escuchó voces en su cabeza que le dijeron que debía sacrificar algo importante para poder liberarlos.

Luego de estar un tiempo internada en el Greenville Memorial Hospital y en un centro psiquiátrico, la joven que además sufre de bipolaridad, reveló a la revista People que en la actualidad se encuentra muy animada y se siente mejor que nunca.

“Estoy aprendiendo todo de nuevo. La vida es más bonita ahora, mucho más bonita de lo que era con drogas. Vivía en un mundo horrible", declaró.

Según un relato dado por ella, antes de la tragedia había estado consumiendo distintos tipos de drogas que sus compañeros de trabajo le ofrecían.

“Estuve despierta durante tres días seguidos y me grababa mientras estaba drogada. Cuando estaba sobria veía las grabaciones y juraba dejarlo pero luego de un tiempo volvía a caer".

El día que tomó la decisión de sacarse los ojos, había ingerido metanfetaminas y deambulaba por las calles sin rumbo fijo.

“Pensé que todos los que habían muerto estaban atrapados en sus tumbas y que tenía que sacrificar algo importante para poder liberarlos, así que me arranqué los ojos. Daba miedo, no entendía lo que Dios quería de mí, pero me hacía sentir que debía ser yo quien lo hiciera. Saqué mis ojos con mis manos y le dije al pastor que apareció que rezara por mí", explicó sobre su alucinación.

En la actualidad la joven está intentando acercarse más a su fe mientras aprende a adaptarse a su nueva vida.

“A veces me olvido de que soy ciega porque sé lo que me rodea. Sé cómo es la casa de mi madre. Todavía veo, pero no con los ojos, es difícil de explicar porque ni siquiera lo entiendo yo".

Para adquirir un perro lazarillo, Kaylee creó una página en GoFoundMe donde además de recudación de donaciones busca concientizar a los jóvenes sobre las drogas.

En tan sólo un mes ha conseguido 45 mil dólares de los 50 mil dólares que necesita.

“Prefiero ser ciega y ser yo misma que ser la Kaylee drogada, y lo digo de corazón. Soy la misma Kaylee Jean Muthart que hace diez años, solo que ahora soy mejor".