×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

No a la guerra

Isabel Orendain
~
13 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El conflicto en siria
inició en marzo de 2011.
AFP / El conflicto en siria inició en marzo de 2011.

El otro día vi una noticia en la televisión que me puso mucho a pensar.

Era una entrevista que le estaban haciendo a dos muchachas originarias de Siria, país del Medio Oriente; estaban muy tristes porque sus familias habían huido de su país por causa de la guerra. No tenían casa, ni coche, no podían ir a la universidad.

Ellas recordaban su infancia con mucha alegría y lloraban de pensar que cuando se casaran sus hijos no iban a vivir en Siria, ni a vivir lo que ellas habían vivido en su feliz infancia. 

Su amado país no era lo que ellas querían. La guerra había acabado con todos, con sus recuerdos, con su vida familiar, con sus amistades. 

No sé si están muy enterados, pero Siria antes de la guerra era un país desarrollado, civilizado.
La guerra civil en Siria que se desató en marzo del 2011,  la guerra ha dejado más de 324 mil muertos, 5 millones de refugiados, y entre 6 y 8 millones de desplazados internos mientras que ha dejado a la mayoría de las ciudades con una gran devastación. 

La guerra siria, con su cúmulo de atrocidades, es una  de las peores guerras del siglo 21.
Esto nos debe hacer reflexionar y valorar el ambiente de paz en el que vivimos, claro que no estamos ciegos y sabemos que los últimos años nuestro querido país ha sido azotado por la inseguridad.

Pero en general podemos salir de nuestra casa, salir a la hora que queramos, hacer ejercicio en los parques, viajar dentro del país, ver a nuestros amigos, ir al cine....

De verdad, qué tristeza me dio ver esa noticia, pues no nos imaginamos lo que está pasando y sufriendo mucha gente no solo en Siria, sino en muchísimas partes del mundo. 

Algo que nos puede hacer reflexionar a nosotros que no estamos en esa situación es este mensaje que me llegó:  

¡Siempre positivo! ¡Nunca negativo!

El hijo que muchas veces no limpia su cuarto y se pasa el tiempo viendo la tele, significa que....¡está en casa!

El desorden que tengo que limpiar después de una fiesta, significa que...¡estuvimos rodeados de familiares o amigos!

Las ropas que están apretadas, significa que...¡tengo más que suficiente para comer!

El trabajo que tengo al limpiar la casa, significa que... ¡tengo una casa!

No encuentro estacionamiento, significa que...¡tengo coche!

Los ruidos de la ciudad, significan que...¡puedo oír!

El cansancio al final del día significa que...¡puedo trabajar!

El despertador que me despierta todas las mañanas significa que...¡estoy vivo! 

CUANDO PIENSES QUE EN LA VIDA TE VA MAL REFLEXIONA Y VALORA LO QUE TIENES.