×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Viven el calvario de no tener agua en su casa

Noé Marín
~
15 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cuando llega o piden pipas pero llenar los tambos es una obligación para poder cubrir las necesidades.
Arlae Correa / Cuando llega o piden pipas pero llenar los tambos es una obligación para poder cubrir las necesidades.

En tambos viejos, galones y tinacos de segunda mano, todos los días cientos de zacatecanos deben guardar agua para sobrevivir, donde deben reutilizar hasta la última gota, debido a que reciben mil litros para toda la familia cada 15 días.

Una actividad cotidiana como hacer el aseo del hogar y la higiene propia, resulta todo un  reto para los habitantes de la colonia Carlos Hinojosa, donde desde hace tres años tienen líneas de agua potable, pero aún  no se ofrece el servicio.

Para cubrir esta necesidad a los cerca de 500 habitantes de la colonia, el ayuntamiento de la capital lleva dos pipas de agua cada semana que alcanza a cubrir solo 20 casas, de las casi 100 que se construyeron en el lugar.

Con cinco integrantes en su familia, Gabriela Villagrama dijo que cada hogar recibe mil litros de agua para quince días, donde deben reutilizar hasta la última gota para poder alcanzar, aunque es casi imposible.

Todos los días, el agua que se usó para bañarse, lavar ropa y utensilios de cocina debe guardarse en galones tapados para poderla  emplear en el baño, en medidas específicas para evitar su desperdicio. .

Con precios de 250 pesos por mil litros de agua, Gabriela dijo que máximo una vez al mes puede comprar este líquido, debido a que tienen dos hijos que están en la primaria y más propensos a enfermarse, si no se tienen las medidas higiénicas adecuadas.

En toda la colonia, lo tambos que alguna vez guardaron pintura y tinacos de asbesto obsoletos están frente a las casas, donde algunos son tapados con láminas y madera para evitar su contaminación.

Para el aseo de los seis integrantes de su familia, Verónica Hernández dijo que es imposible sobrevivir con mil litros para 15 días y, aunque hubo peticiones al ayuntamiento, solo  han recibido respuestas negativas.

“Los que tienen dinero pueden comprar, pero nosotros debemos ingeniárnosla para aguantar tanto tiempo, pero sí es desesperante”, expresó.

El problema del agua, comentó, se convirtió en una preocupación diaria para la familia, debido a que se han tomado medidas drásticas en la forma de asear la casa, en busca de desperdiciar lo menos posible.

En otro hogar, una familia de ocho integrantes guarda cerca de 30 galones de 20 litros para llenarlos en cualquier oportunidad, ya sea en algunas pipas o algún pariente sin problemas de suministro.  

En toda la colonia, decenas de casas fueron beneficiarias con la construcción de baños, pero sin el servicio de agua; los habitantes que puede trasladas en sus carros tinacos de menor capacidad al menos una vez a la semana.