×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Bares venden alcohol fuera del horario y a menores
Redacción
~
16 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Los bares nunca verifican que los clientes sean mayores de edad.

A pesar de los operativos que se realizan en el Centro Histórico por parte de las autoridades aún sigue habiendo bares que cierran sus puertas en el horario establecido,  pero continúan con la venta de bebidas hasta las 3:30 de la mañana.

Imagen realizó un recorrido durante este fin de semana para comprobar que los bares cierren a la hora establecida, 2 de la mañana, sin embargo continúa la venta fuera de horario e incluso a menores de edad.

Uno de los bares es el conocido como El Todas Mías ubicado en las inmediaciones del Indio Triste, el cual cierra a la 1 de la mañana sus puertas, pero continúa con la venta al interior “para clientes especiales” hasta las 2 o 3 de la mañana.

Este bar es uno de los de mayor convocatoria con los jóvenes por lo que cada fin de semana presenta un exceso de cupo de personas.

Al no tener una puerta de evacuación la misma puerta de acceso se vuelve la única salida en caso de una situación de riesgo.

Al interior hay venta de alcohol a menores de edad, los meseros no se dan abasto con la demanda de bebidas y no piden la credencial de elector.

Una situación parecida se presenta en el bar conocido como La Escondida, donde las puertas también son cerradas y los clientes “conocidos” pueden seguir consumiendo en el interior hasta las 3:30 de la mañana.

Este lugar se ha vuelto conocido como un buen sitio para seguir la fiesta después de que otros bares cierran.

En este bar la estancia para el cierre es más selectiva, pues solo un grupo reducido puede estar al interior.

 

Venta a menores de edad

El bar karaoke G&G es uno de los lugares más visitados por los menores de edad que quieren consumir bebidas alcohólicas en el Centro Histórico.

Grupitos de chicos de entre 14 y 17 años, se reúnen a las afueras para decidirse y entrar.

Al interior la venta de bebidas embriagantes se da si alguno del grupo tiene credencial.

Otros lugares tienen venta de alcohol pero su giro es el de un restaurante o café, por lo que puede haber menores de edad al interior.

Un lugar muy concurrido por los menores de edad es La Casona, ubicado frente al Portal de Rosales, donde es común ver a menores de edad consumiendo bebidas alcohólicas.

En ocasiones la venta no es directa, están acompañados por mayores de edad pero no hay ninguna restricción para la venta de alcohol, por lo que los mayores las piden y los menores las consumen.

Otro sitio son los cafés, donde también hay venta de alcohol y los jóvenes aprovechan para pedir cerveza, sin que haya una restricción.

Aunque las multas van desde los 8 mil pesos hasta la cancelación de la licencia y el cierre del lugar, hay quienes siguen con viejas prácticas que ponen en riesgo la integridad.