×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias humanas
El fisicoculturismo, otro nivel con Max Valdez
Ángel Martínez
~
16 de Abril del 2018 11:24 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ángel Martínez / Su vida torna en acciones positivas.
Ángel Martínez / Esculpió su cuerpo con perseverancia y mucho esfuerzo.
Ángel Martínez / Fue entrenador de distintos deportes.

FRESNILLO.- Desde niño Max Valdez Vanegas ha dedicado su vida al deporte, obtuvo grandes triunfos en el fisicoculturismo y actualmente entrena a personas con Síndrome de Down para participar en actividades deportivas.

Los comienzos en esta disciplina surgieron por el interés de ser sano y mantenerse en forma, por ello empezó a correr, pero fue una lesión en la rodilla lo que ocasionó que se introdujera en el levantamiento de pesas.

“Logre despertar un pequeño sueño de verme más fornido y comencé  a construir mi cuerpo con base al  ejercicio y recuerdo mi primer evento como el Mr. Fisicoculturismo”, agregó.

Valdez Vanegas, además tiene un gimnasio en el que ayuda a prepararse y mejorar su condición física a cientos de personas.

Dijo que no sólo es su tenacidad y perseverancia, sino su fe en Dios la que le han ayudado para conseguir sus logros y destacar en  las actividades deportivas.

La preparación no solo física sino mental  fue  indispensable y pudo obtener importantes distinciones a nivel no solo nacional sino  internacional en dicha rama, también al entrenar basquetbol y al preparar a los atletas especiales.

También ha tenido la oportunidad de ser entrenador de levantamiento de pesas y llegó a participar en el desfile deportivo del 20 de noviembre, que se realiza en las principales calles de la Ciudad México.

Valdez Vanegas explicó que la  mayoría de las personas busca competir pero no buscan ganar, debido a que requiere mayor  sacrificio, o lo quieren hacer de manera fácil.

Fue en 1995, año en el que inicio a estudiar para entrenador de basquetbol, disciplina que le ayudó a llegar a dirigir la Selección Nacional del Deporte Ráfaga, que lo mantuvo en competencias.

“Yo me consideró bendecido por mi padre Dios, en mí no existe la grandeza, soy igual que todos los que luchan”, detalló.

Para ser entrenador de personas con Síndrome de Down se debe tener amor por el prójimo y ser parte de su mundo, se debe tener paciencia y la convicción de comprender sus vivencias del día a día.

Justo hace unas semanas en el Campeonato Nacional de Olimpiadas Especiales, Max obtuvo resultados positivos en el levantamiento de pesas, pues obtuvo tres medallas de plata y una de bronce que se han sumado  a los logros de este gran fisicoculturista.

Ahora Max se prepara para otro reto en su vida, ya que quiere difundir la disciplina y sobre todo el mensaje de apoyar a los demás por medio del deporte y las prácticas sanas.