×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Jesusita Reveles, pionera del fotoperiodismo en Zacatecas

José Manuel Pereyra Berumen
~
17 de Abril del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La jerezana rompió paradigmas al desempeñarse en oficios pensados para hombres.
Cortesía / La jerezana rompió paradigmas al desempeñarse en oficios pensados para hombres.
Uno de sus reconocimientos
lo recibió del expresidente municipal Jesús Sánchez.
Cortesía / Uno de sus reconocimientos lo recibió del expresidente municipal Jesús Sánchez.

JEREZ.- El siguiente texto acerca de María de Jesús Reveles Vanegas Jesusita, fue escrito por Evodio Cabral Vera, afamado periodista jerezano sumamente respetado por ella y a quien en vida le llamara su “biógrafo personal”.

Durante las últimas tres décadas, se volvió una costumbre en la víspera de la Feria de Primavera, la asistencia a los estudios fotográficos para que las jóvenes o los niños tuvieran una gráfica para publicarse en alguna revista conmemorativa.

De los negocios más concurridos en esta época fue el Foto Claudia de la reconocida fotógrafa Jesusita, a quien hoy recordamos tras una gran trayectoria en el arte y en los medios de comunicación.

Mucho antes que se hablara de términos como liberación femenina o equidad de género en Zacatecas, ella rompió paradigmas e ingresó a espacios dominados ampliamente por el “sexo fuerte”.

Avanzó impulsada por la necesidad de trabajo cuando era soltera, y después al enviudar siendo muy joven y tener que sacar adelante a sus cuatro hijos: María Hilda, José Manuel, Silvia y Claudia.

Así, emprendió tareas que entonces parecían imposibles para una mujer, aunque ella, en el ánimo de mantenerse ocupada y tener un trabajo digno, llegó incluso a emplearse en una agencia de reparación de bicicletas y aprendió a enrayar rines, la parte más complicada de este oficio.

Mujer de lucha cotidiana

En el ámbito de la comunicación, María de Jesús Reveles Vanegas marcó una trayectoria importante, primero como conductora de un programa que a mediados de siglo emulaba una trasmisión radiofónica, aunque en realidad era solo un par de bocinas que se colocaban en la parte alta del portal Humboldt y desde un local se realizaban complacencias musicales dedicadas a quienes andaban por el jardín principal, pero ante la poca contaminación de ruido en esa época, su invento cubría con facilidad toda la ciudad.

El proyecto fue una iniciativa de Guillermo Ortiz Carmona, se llamó La Voz del Comercio y servía como medio publicitario para los establecimientos de la época, además de que las parejas que daban la vuelta al jardín, acudían para que se les dedicara alguna melodía; también reproducían en el altavoz la señal de la XEW, a la hora de las noticias.

Asociado con los conocimientos fotográficos, desde captar la imagen, hasta el revelado del negativo y luego la impresión de la fotografía, sus finas manos realizaban extraordinarios retoques con lápiz directamente al negativo, mucho antes de que el mundo digital supusiera el uso del photoshop, ella lo hacía en forma artística.

Fue Jesusita quien ideó la publicación de galerías infantiles y de belleza femenina en las revistas conmemorativas de la Feria de Primavera, impuso una moda al sugerir primero a Fernando Robles Zepeda, director de la Revista Jerez incluir fotografías de señoritas de la época y luego en Primavera de Gilberto González Berumen, propuso lo de los rostros de niños; en este sentido colaboró prácticamente con todas las revistas que se editaron en las últimas tres décadas del siglo 20.

En ese lapso se convertiría también en la primera reportera gráfica y muy posiblemente del estado, y así participó en semanarios como Jerez, Diálogo, El Alacrán, El Eco, Vibraciones, Tradición y Crónica con fotografías para la sección social, pero también para ilustrar algunas noticias, incluidas las de nota roja.

En vida recordaba junto con el director de Diálogo, Gilberto González Berumen, como en una ocasión tuvieron que acudir a cubrir un acontecimiento en la comunidad de Los Haro, y a falta de vehículo se fueron en bicicleta, el reportero pedaleando y ella parada sobre los diablos de la llanta trasera; así era su ímpetu para el trabajo.

Con sus evocadoras fotografías, estuvo presente en exposiciones individuales y colectivas, en 1999 a invitación de la Asociación de Comunicadores Jerezanos presentó la más extensa de todas, en el vestíbulo del Teatro Hinojosa, donde además el gremio le entregó un reconocimiento.

En sus ratos libres gustaba de practicar la pintura dentro de la intimidad de su hogar, donde realizó una gran cantidad de cuadros y una serie de imágenes en troncos de árbol, lo que la hizo merecedora al reconocimiento del Instituto de la Mujer Jerezana, quienes la invitaron a exponer su trabajo, que también pudo apreciarse en galerías locales, restaurantes y otros negocios particulares.
Entre los reconocimientos de que se hizo merecedora está el que el entregó el Ayuntamiento 2001-2004, por acuerdo de cabildo y en sesión solemne, dentro de los festejos por el Día de la Libertad de Expresión en junio de 2004.

Fundadora de Escuelas

Asimismo desarrolló una importante labor de carácter social; a principios de los años 70 participó en el comité para la construcción de la primaria Benito Juárez; junto con los maestros encabezados por el director José Girón Candelas, así como entusiastas padres de familia.

Fue la tesorera de la agrupación, pero no solo registraba los ingresos, sino que participaba activamente para generarlos; en las kermeses, vendía los refrescos y la canelita, cobraba la tanda de baile o incluso preparaba algún platillo para sacar fondos.

Más tarde, en la secundaria Ramón López Velarde también ocupó varios cargos en las asociaciones de padres y luego se integró a otro gran proyecto en 1982, la construcción del CETis 114, también como tesorera.

Falleció el 18 de febrero de 2010 en el seno de su hogar edificado con su esfuerzo; años antes había sufrido la tristeza de perder a su hija Claudia y tiempo después se unió a ellas su hija mayor Hilda; actualmente le sobreviven sus hijos José Manuel y Silvia, así como sus nietos Itzia Alejandra, José Manuel, Fernando y Yamel, y su preciosa bisnieta Yara, que no conoció, pero que seguramente estaría gozando de todo su cariño.