×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Nono y Neca se ganan la vida en una pista de baile ardiendo

Alejandro Castañeda
~
28 de Abril del 2018 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Nono es padre de tres niños a los que sostienen con lo que gana con su baile.
Alejandro Castañeda / Nono es padre de tres niños a los que sostienen con lo que gana con su baile.
El par de compañeros tiene entre 16 y 20 años dedicándose el breakdance.
Alejandro Castañeda / El par de compañeros tiene entre 16 y 20 años dedicándose el breakdance.

El asfalto ardiendo es la pista de baile, mientras que el público son los automovilistas que se desplazan por la avenida García Salinas, quienes aportan sus monedas a los b-boying Nono y Neca.

De lunes a domingo desde las 11 de la mañana y hasta las 5 o 6 de la tarde esta pareja de bailarines callejeros realizan una rutina corta con parte de sus mejores pasos y piruetas para obtener unos cuantos pesos para llevar a sus hogares.

Originarios de Guadalupe y pertenecientes al crew Fuerza Máxima, llevan 20 y 16 años practicando uno de los elementos del hip-hop, el breakdance, pero desde hace 2 años decidieron colocarse en los cruceros.

“Este es un baile 100% callejero, nos sirve de práctica y pues es un medio para completar nuestros gastos, porque con la crisis, con el puro trabajo no es suficiente”, apuntó Nono.

Explicó que es papá de 3 niños, por lo que vio el breakdance como una forma para sacarlos adelante, mostrando su talento en los cruceros y encomendándose a la generosidad de la gente.

“Nunca hemos tenido algún incidente con los automovilistas, al contrario hay quienes se impresionan con lo que hacemos, admiran nuestro arte y nos dan una moneda”, comentaron.

En un día arduo en el crucero han llegado a sacar hasta 700 pesos por 8 horas de trabajo, “poco más de lo que saca uno en un trabajo formal”.

Pero también está la contraparte, donde el clima no es favorable, no pueden bailar y es un día perdido.

Ambos aprendieron con su grupo de amigos, fue la práctica la que les dio la experiencia y los ha llevado a competencias a otros estados, donde el máximo galardón que han conquistado es un segundo lugar nacional.

“Aquí en Zacatecas no hay una escuela en forma, nosotros aprendimos en la calle, y ahora regresamos a la calle para poder vivir”, aseguraron. 

El breakdance ha sido su pasión por más de 15 años, por lo que actualmente, parte de lo que sacan lo destinarán para realizar un viaje a Mazatlán donde habrá una competencia nacional en julio.

“Seguimos en la calle porque aquí nació este baile y si de aquí podemos sacar para nuestras familias, lo seguiremos haciendo”, afirmaron.

Nono y Neca seguirán esperando la luz roja del semáforo para poder mostrar sus destrezas y obtener unas cuantas monedas.