×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Recreo

Cayó la careta democrática

J. Luis Medina Lizalde
~
03 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cuando Anaya expresó su disposición a pactar con Peña Nieto nunca supuso que entre los presentes alguien grabara sus palabras y mucho menos que el audio sería entregado a Álvaro Delgado, reportero de la revista Proceso especializado en el PAN, es explicable el descuido, sus anfitriones eran los “picudos” de la comunidad financiera de Citibanamex, lo habían recibido con aplausos que contrastaron con la recepción simplemente cortés a AMLO, el enemigo a vencer desde el principio. Pero su dicho trascendió y una vez publicado surtió el efecto de la granada que antes de lanzada al enemigo estalla en las propias manos.

El episodio sirvió para desnudar la hipocresía de muchos falsos demócratas que como Krauze, dejan pasar la gravedad de una intención, la de pactar no con un candidato, (Meade) ni con un partido (PRI), sino con el Presidente de la República, nada más y nada menos que para evitar el triunfo de un candidato, de López Obrador. ¿Con que cara puede inconformarse Ricardo Anaya por lo que llama el uso faccioso de las instituciones para perjudicarlo (PGR) si  se muestra más que dispuesto al uso faccioso del Poder Presidencial para que lo coloquen en Los Pinos. Incurrió en un maltrato que difícilmente puede pasarse por alto al tratar a Meade como un títere de Peña al que ni siquiera es necesario tomarle parecer.

Existe una porción de miembros del sector privado que hace negocios corruptos con los que tienen poder de decisión en el servicio público que quisieran que sigan viento en popa los moches, los diezmos, los prestanombres, la condonación de impuestos, los bienes públicos  transferidos al mundo privado fraudulentamente. Se sienten amenazados por la otra parte del sector privado que está fastidiada de la corrupción y que también quiere el cambio que le ponga freno y que ven en AMLO  una alternativa viable. 

En defensa del “bisne”

La parte corrupta del sector privado tuvo eco inmediato en conocidos comunicadores que empezaron a recriminar los ataques entre Meade y Anaya y que sin pudor alguno externan su frustración porque “esos ataques fortalecen a López Obrador. 

No conformes con eso, de López Dóriga para abajo, con respetables excepciones, empezaron a sincronizar sus golpes en contra del puntero refiriéndose al mismo con dos adjetivos de manera machacona: “populista” y “autoritario” y dándole vuelo de manera concertada a lo que le afecte y silenciando lo que perjudique a Anaya y a Meade,  en espera del milagro.

El grupo de interés conformado por empresarios enriquecidos en la etapa de co-gobierno PRI PAN que arrancó con el pacto de Salinas y Fernández de Cevallos para convalidar el fraude electoral de 1988,  ha sido desenmascarado por el propio senador Javier Lozano, que dijo que su candidato, Jose Antonio Meade recibía presiones para que se junte con Anaya, algo similar hizo público Jorge Camacho como vocero de Margarita Zavala, los agravios parecen que no favorecen ni siquiera encuentros clandestinos 

El resbalón de Anaya en la reunión cerrada con Citibanamex recorrió la cortina para ver algo que no estaba claro: una alianza de facto contra López Obrador no tiene condiciones de éxito en el actual  electoral y por el contrario, introduce un factor de división en las filas de Anaya, pues el  actor político con más fuerza electoral  que lo apoya, Enrique Alfaro, candidato puntero al gobierno de Jalisco, se manifestó tajante en contra de cualquier posibilidad de alianza con el PRI, lo mismo hicieron otros actores políticos, principalmente del PRD y de MC.

La misma resistencia se advierte en las filas de Margarita Zavala, como de manera inequívoca lo transparenta Felipe Calderón vía twiter.

Los mariachis callaron

Reconociendo la legitimidad del deseo de vencer a López Obrador de los que no lo  quieren de Presidente, no se puede reconocer la legitimidad de los procedimientos que implican involucrar al Presidente de la República en un país en que el clamor es que el gobierno no meta las manos, pero hay otro hecho bochornoso que se suma al anterior: 

La asociación civil “Mexicanos primero” asume un rol partidista mediante un spot en defensa de lo que ellos llaman “reforma educativa” a pesar de que la contratación de publicidad de particulares en medios electrónicos está expresamente prohibida.  INE, en su alcahuetismo crónico, no tuvo empacho en permitir semejante aberración.

El lunes 30 de abril Jesús Silva Herzog Márquez publicó en “Reforma” un artículo dónde se manifiesta en contra de la cargada autoritaria plagada de ilegalidades  contra AMLO,  su texto, titulado “Aceptabilidad de la derrota”  se topó con el  silencio de quienes suelen adularlo cuando “le pega” a López Obrador.

Silva Herzog, es un raro caso de congruencia crítica. 

Nos encontramos el lunes en El Recreo.