×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La compasión se ha ausentado

Gerardo Luna Tumoine
~
04 de Mayo del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Parece que en México la compasión se ha ido de vacaciones, se han descuidado la práctica de los valores como son el respeto, el servicio, la tolerancia, el afecto y la compasión.

La generación que yo llamo “clásicos” son los nacidos en la década de los 60´s, siguen siendo la generación de “la obediencia”, crecieron obedeciendo a sus padres y que hasta la fecha sin importar la edad siguen obedeciéndolos, y con ese patrón conductual obedecen a sus hijos.

Es triste ver como en nuestra sociedad y de casi todos los países del mundo se vive con angustia y temor. Hay un gran sentimiento de pena, desesperación y de ira por lo que pasa. Como sociedad debemos implementar la cultura de la no-violencia, y me refiero a que las instituciones no gubernamentales y religiosas deben ser los principales medios para llegar a las conciencias.

Los seres humanos todavía tienen afecto y sentido de preocupación por el bienestar de los demás, pero sin modificar el comportamiento no se logrará. Ahora lo único que debemos hacer es hacer conciencia, respetando la vida de los demás, porque ayudar a los demás es realmente la mejor manera de satisfacer nuestra propia felicidad. El que haga daño a otras personas destruirá su propia vida y no tendrá un buen futuro, todo esto depende de la responsabilidad, de la educación.

Todos los días somos testigos de diferentes hechos de violencia que vive el mundo en  nuestra realidad, entorno nacional e internacional. La sociedad debe prestar una atención más seria a la educación de los valores internos, hemos visto que en los últimos 50 años mucho ha cambiado nuestra cultura, han surgido incidentes sociales como la corrupción, injusticia e inseguridad en diversas actividades por aquí y por allá y es donde veo que la compasión se ha extinguido, en la política desgraciadamente nunca ha existido.

Siempre hay problemas que enfrentar, pero hace una gran diferencia si nuestras mentes están tranquilas. Podremos enojarnos, pero si hacemos el esfuerzo de ser capaces y mantener la calma en lo más profundo de nuestras mentes regresará la compasión.  

“Existe un vínculo entre nuestras acciones y emociones físicas y verbales. Si en lugar de enojo, odio y envidia nos mueve la bondad amorosa, naturalmente tendremos un mayor respeto por los demás y nuestras acciones serán no violentas.” S.S.D.L.