×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Antonia vende dulces para ayudar en su hogar

Ángel Martínez
~
10 de Mayo del 2018 09:39 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Trabaja para sacar adelante a su familia.
Ángel Martínez / Trabaja para sacar adelante a su familia.

FRESNILLO.- La combinación de la maternidad y el estar vigente en el ámbito laboral no es  una tarea sencilla para las mujeres que lo realizan, tal es el caso de Antonia Uribe Piña, quien por más de 20 años ha tenido que realizar ambas cosas, al dedicarse al comercio y no descuidar la crianza de sus dos hijos.

Fue hace dos décadas que Antonia inició en la venta de dulces y frituras fuera de instituciones educativas, para apoyar a su esposo en los gastos del hogar, debido a que la situación económica no era sencilla.

Actualmente oferta diversos dulces y alimentos afuera de la secundaria dos Lázaro Cárdenas del Río, y en otras ocasiones lo ha hecho afuera del Colegio Fresnillo.

Mientras espera a que salgan los estudiantes, afuera de la secundaria dos y bajo los inclementes rayos del sol,  Antonia recordó que los comienzos en el oficio del comercio no fueron nada sencillos, pues en ese entonces había personas que llevaban años de experiencia y ventaja.

Pese a eso no se desanimó  y continuó la actividad del comercio, con la que pudo contribuir a que uno de sus hijos se convirtiera en Ingeniero en Minas.

Uno de los aspectos más complicados para Uribe Piña es lidiar con los inspectores de Plazas y Mercados a lo largo de los años, ya que en muchas ocasiones no estuvieron de acuerdo con la ubicación que tenían.

Además de esos problemas, enfrentó la negativa de algunos padres de familia que no querían que vendiera esos productos afuera de las escuelas.

Orgullosa de su trabajo, pero sobre todo contenta de continuar en la venta de dulces, afirmó que mientras exista la opción para ayudar en el hogar, continuará con ésta, pues dijo, es un oficio digno que puede realizar.

Para este 10 de mayo, Antonia  dijo que pasar  la fecha con sus hijos y su esposo es uno de sus mejores regalos, al igual que continuar  vigente como vendedora.

El horario de trabajo es variable, pues depende de los horarios de clase en la secundaria y con tiempo pone las mesas para exhibir los dulces y frituras para estar lista que lleguen los clientes.

En cuanto a la competencia, convencida, Antonia afirma  que “el sol sale para todos y siempre pueden hacerse las ventas”.