×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Le ofrecen $100 mil dólares para que se vaya de su casa; lo rechaza y lo demandan

Excélsior
~
23 de Mayo del 2018 13:07 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Demandan a su hijo de 30 años porque no quiere irse de la casa.
Cortesía / Demandan a su hijo de 30 años porque no quiere irse de la casa.

CIUDAD DE MÉXICO.- Esta historia es inaudita. Terquedad pura, no obstante sus padres, quienes lo apoyaron cuando el joven perdió su empleo, le ofrecieron mil 100 dólares para que pudiera buscar un lugar nuevo dónde vivir, ¡los rechazó!

Así que no quedó más remedio. Demandan a su hijo de 30 años.

El matrimonio Christina y Mark Rotondo interpusieron una demanda ante las autoridades de Nueva York para que su hijo, Michael Rotondo, abandonara el hogar familiar luego de habérselo solicitado a través de cartas y éste hiciera caso omiso.

Sucedió cuando Michael volvió a casa de sus padres hace ocho meses debido a que no tenía trabajo ni un lugar donde quedarse. Si bien sus padres lo apoyaron, meses después le pidieron a través de varias cartas que se fuera.

El joven, de 30 años, no se negó a salir del hogar paterno; sin embargo, tampoco apresuró su salida, por lo que sus padres tomaron la decisión de demandarlo para de esta forma obligarlo a “abandonar el nido”.

Incluso, según consta en la carpeta, los padres le ofrecieron mil 100 dólares para que pudiera buscar un lugar.

“Después de una discusión con tu madre, hemos decidido que debes dejar la casa inmediatamente. Tienes 14 días para salir. No podrás regresar. Tomaremos las acciones que sean necesarias para sostener esta decisión”, se lee en una de las cartas.

 

Ya en tribunales, Michael, quien fungió como su propio abogado, aseguró que sus padres no le dieron tiempo suficiente para buscar un hogar, pues él pedía seis meses, y rechazó las acusaciones sobre que no cooperará en la casa.

Esta es la primera vez que unos padres demandan a su hijo por situación así, en esta región.

Una vez terminado el juicio, en entrevista para medios de comunicación, aseveró que él no era una molestia ya que se encargaba de lavar su ropa, tenía su propio cuarto y tiene un negocio (al preguntarle cuál declaró: “Mis negocios son sólo míos”).

Luego de semanas de trámites legales, el juez Donald Greenwood ordenó al hombre, a través de una orden judicial, salir de inmediato de la casa de sus padres, ubicada en Camillus, cerca de Syracuse.