×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Día del Señor

El domingo cristiano, día del Señor

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba
~
03 de Junio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ha pasado ya un tiempo muy amplio en el cual, con toda la Iglesia, hemos festejado las celebraciones pascuales, primero con su preparación en la cuaresma, luego con el Sagrado Triduo Pascual, su centro, y después con su prolongación en la Cincuentena pascual, además de la solemnidad de la Santísima Trinidad, que hemos celebrado el domingo pasado. 

Ahora estamos retomando los domingos del tiempo ordinario, con las lecturas, tanto apostólicas como del evangelio, cuyo guía para este año, es el evangelista San Marcos.

Dentro de este contexto que acabo de presentar, hoy celebramos el noveno Domingo del tiempo ordinario, ciclo b.

Haciendo ver que nuestra vida cristiana, debe crecer, fortalecerse y desplegarse en testimonio efectivo de todos y cada uno de los que nos confesamos como seguidores de Cristo y su evangelio, siempre actual y lleno de luz y consuelos, en medio de ambientes y culturas, que ponen a dura prueba nuestra religión fundada, inspirada y bajo la guía luminosa de Dios, Uno y Trino.

El domingo, día del señor resucitado 

Teniendo muy en cuenta los textos bíblicos que la Iglesia nos presenta para este día, estamos en disposición de captar, con la gracia divina, sus contenidos doctrinales para reforzar e iluminar nuestra fe cristiana.

Que nos capacita para ser heraldos y testigos del evangelio de Jesús en las circunstancias históricas en las cuales nos ha tocado vivir y dar testimonio coherente y comprometido de nuestro ser y actuar cristianos, siendo así llamados a ser: “Sal de la tierra y luz del mundo”.

A) El sábado en la historia y cultura del pueblo de Israel en el Antigüo Testamento, ha tenido un carácter social y eminentemente religioso.

B) En la segunda lectura de hoy, tomada de la segunda carta de San Pablo a los corintios, el apóstol reconoce que el luminoso mensaje que él transmite puede provocar escándalo, porque es transmitido con el instrumento débil y frágil de la naturaleza humana del apóstol.

Conclusión

Los cristianos no sólo somos los que vamos “a Misa los domingos” y dejamos desatendidos el resto de los valores de la vida. Por esto, el sentido cristiano del domingo no se agota en la celebración de la eucaristía.

Obispo emérito de Zacatecas*
Versión completa en 
www.imagenzac.com.mx