×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Geovani es un chavo bien chambeador

Carlos Montoya
~
07 de Junio del 2018 11:06 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cada día aprende cosas nuevas para ser mejor en su chamba.
Carlos Montoya / Cada día aprende cosas nuevas para ser mejor en su chamba.
El Geovas empezó a trabajar desde los 15 años.
Carlos Montoya / El Geovas empezó a trabajar desde los 15 años.
También estudia, para salir adelante.
Carlos Montoya / También estudia, para salir adelante.

GUADALUPE.- Desde su adolescencia, Juan Geovani de la Cruz Rojas se enseñó que para traer su propio dinero tenía que trabajar para ganárselo y desde entonces, ha combinado el estudio con el trabajo para hacerse de sus cosas.

A sus 22 años, por las mañanas acude a la preparatoria para tomar sus clases de las cuales ha sacado bastante provecho, porque parte de la formación que ahí les dan, va encaminada al trabajo que actualmente realiza.

Geovani, como le dicen algunas de sus amistades, empezó a trabajar desde los 15 años realizando labores en diversos oficios, uno de ellos fue como ayudante de mecánico donde aprendió el nombre de las herramientas, a hacerle los servicios a los vehículos y a realizar algunas reparaciones mecánicas, de las cuales sacaba sus primeras ganancias.

Pero no fue sino hasta los 17 años que fue dándose a conocer entre los vecinos de su calle a quienes les lavaba los autos por 30 pesos.

 Geovani comentó que había días en que les ofrecías el servicio hasta 8 carros, situación que le fue gustando, hasta dedicarse por un tiempo exclusivamente a esta labor que le daba para comprarse su ropa, calzado e ir a divertirse con sus amigos.

Con el paso del tiempo, se consolidó como el lavado de coches por excelencia entre los vecinos de la colonia Tres Cruces, donde vive, y al mismo tiempo ofrecía servicios de mantenimiento automotriz a quien se lo solicitara.

Actualmente, el Geovas trabaja en una agencia de autos, a donde acude diariamente después de salir de clases y en la cual está poniendo todo su empeño para pulir su talento en el mundo del mantenimiento automotriz.

Ahí, cambia refacciones, saca golpes a los carros accidentados, los lava, todo para que los clientes se lleven una buena experiencia y siempre agradeciendo la oportunidad y la confianza que le han dado.