×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

A tirar la primera piedra

Juan Carlos Ramos León
~
11 de Junio del 2018 09:57 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La rígida moral de los mexicanos se vio ofendida por el comportamiento de un grupo de seleccionados nacionales de fútbol profesional al organizarse una buena fiesta de despedida antes de irse a Europa para debutar en el mundial en la copa del mundo. Yo insisto: ¿habría causado la misma indignación si, en lugar de los futbolistas, los reventados hubieran sido un grupo de científicos o investigadores universitarios antes de ir a algún tipo de justa internacional?

Soy apegado a la moral y ciertamente no apruebo determinadas acciones llevadas a cabo por estos personajes, como no las apruebo para cualquier otro ser humano, pero no las juzgo, no soy nadie para hacerlo. Sí repruebo totalmente a aquel que se considera libre de culpa y que exige en el otro condiciones que no es capaz de exigirse a sí mismo. ¡Qué hipócritas somos!

Ha habido quien hasta ha hecho mofa de la problemática familiar que para alguno de ellos representó el que se haya hecho público este escándalo; en un ejercicio de poca sensibilidad y un mucho abuso de morbo, gente sin quehacer y con la madurez de un párvulo, le ha echado más leña al fuego sin reparar por un segundo en la posibilidad del daño que aparentemente inofensivos comentarios pueden llegar a causar. La prensa amarillista sin escrúpulos es, sin duda, la principal causante y un claro ejemplo de esto.

Es bien fácil “ver la paja en el ojo ajeno” sin reparar la “viga que hay en el propio”; y por eso quizás hay tanto “candil de la calle y obscuridad de su casa” que anda por ahí juzgando la vida de todo mundo y ofreciéndoles a todos consejos de cómo ser mejor persona cuando su propia vida es un desastre.

A los mexicanos nos hace mucha falta ponernos a trabajar y dejar de exigirles un poco a los demás para exigirnos más a nosotros mismos; en lugar de prepararnos para lanzar la primera piedra poner más baterías en prepararnos para salir del atolladero en el que, con nuestra actitud, tenemos sumido al país.