×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Cristiano Ronaldo no tiene fin

Excélsior
~
15 de Junio del 2018 19:10 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El portugués Cristiano Ronaldo celebra su tercer gol frente a España en el debut de ambos equipos en el Grupo B del Mundial de Rusia-2018 el 5 de junio de 2018 en el estadio Olímpico Fisht, en Sochi.
AFP / El portugués Cristiano Ronaldo celebra su tercer gol frente a España en el debut de ambos equipos en el Grupo B del Mundial de Rusia-2018 el 5 de junio de 2018 en el estadio Olímpico Fisht, en Sochi.
El portugués Cristiano Ronaldo anota de tiro libre el tercer gol de Portugal frente a España en el debut de ambos equipos en el Grupo B del Mundial de Rusia-2018 el 5 de junio de 2018 en el estadio Olímpico Fisht, en Sochi.
AFP / El portugués Cristiano Ronaldo anota de tiro libre el tercer gol de Portugal frente a España en el debut de ambos equipos en el Grupo B del Mundial de Rusia-2018 el 5 de junio de 2018 en el estadio Olímpico Fisht, en Sochi.

CIUDAD DE MÉXICO.- Ya lo había hecho cientos de veces. Marcar un gol decisivo y correr hacia la banda con la alegría rabiosa de quien se pone constantemente a prueba. Pero los sprints de Cristiano Ronaldo tras sus tres tantos en Sochi fueron diferentes.

Fueron ante la misma España que ya le desquició en el pasado, el mismo día en que se conoció su millonario acuerdo con el fisco y en el arranque de un Mundial. La euforia está para estas ocasiones, y más cuando en el equipo de enfrente hay un incendio.

Da igual que el primer gol fuera de penal y que quedara una vida por delante, Cristiano acababa de rediseñar un partido que ya había nacido ardiendo. Como las íntimas rivalidades entre vecinos, que pueden amarse, despreciarse o aborrecerse, pero nunca perderse de vista.

Y a este atleta sublime que con 33 años, cinco Balones de Oro y casi todo ganado nunca se cansa de competir, le gusta que le miren. La adrenalina le sienta como un guante a Cristiano, que llegaba a Sochi con mucho que contar.

Cuestionado por su salida de tono en Kiev -donde insinuó que podía estar cerca de dejar el Real Madrid aguando parte de la fiesta de la 13ª Champions-, y apenas horas después de que aceptara pagar 18,8 millones de euros a la Hacienda española para intentar cerrar una investigación por fraude fiscal, fue más Cristiano que nunca.

Rompió el partido al primer minuto y luego asestó un golpe a la recuperación de una España a la que todo se empeña en salirle mal. En 45 minutos metió dos goles, casi tantos como los tres que había anotado en los Mundiales que había disputado hasta ahora.

Para cuando la Roja había recuperado el mando, tras el lindo 3-2 de un Nacho al que su compañero le había dado la noche, se reservó el tercero, al borde del final. Y de falta, especialidad de la casa.

"Cuando uno tiene enfrente a un jugador como Cristiano pueden pasar estas cosas", se resignó después el seleccionador español, Fernando Hierro.

Como él, gran parte del planeta fútbol se rindió al talento insaciable de este competidor que devora récords.

"No puedo respirar... Es ilegal lo que ha hecho Cristiano Ronaldo en la Copa de Rusia", tuiteó el exinternacional inglés Rio Ferdinand.

Ni siquiera Diego Costa, a quien la gran noche del 'crack' portugués eclipsó su doblete, se ahorró los halagos. Hoy, el mundo era suyo.

"Hay que felicitar a Cristiano, le critican y mira... Mejor dejarle tranquilo. Ojalá fuera como él", confesó el hispano-brasileño a la Cadena Cope.

Leyenda

No se le habían dado las Copas hasta ahora al portugués, que en 2010 vio cómo una España lanzada hacia la historia le pasaba por encima en los octavos de Sudáfrica y, dos años más tarde, le dejaba fuera de la final de la Euro en los penales.

Pero la suerte había cambiado de lado. La tribuna lusa del impresionante Estadio Olímpico de Sochi se caía coreando el nombre del mayor héroe que recuerdan ahora los gramados portugueses.

"Más importante que su capacidad física es su capacidad mental, él es increíble por eso, porque tiene calidad técnica, calidad física y una capacidad mental impresionante, y eso es lo que le hace ser el mejor del mundo", describió su seleccionador, Fernando Santos.

Los vecinos ibéricos se habían traído el tórrido verano del sur del continente a Rusia para retarse entre campeones de Europa, y dieron un show que ya es parte de la historia. Como este jugador obcecado que consiguió convertirse en el cuarto futbolista en marcar en cuatro Mundiales consecutivos. Más récords para un ganador que nunca se cansa.

"Estoy muy feliz, es una marca personal bonita, una más en mi carrera, pero para mí lo más importante es lo que hizo el equipo", dijo tras ser elegido el mejor jugador del partido.

Entre ambos países suman los últimos tres títulos europeos (España fue campeona en 2008 y 2012 y Portugal en 2016), un lujo desconocido para muchas generaciones de dos naciones acostumbradas durante décadas a las decepciones.

Ahora ganan, y Portugal tiene a Cristiano.

Ya lo dijo su viejo compañero Sergio Ramos en la víspera del duelo: "A Cris prefiero tenerlo a favor y no en contra. Es un peligro constante".

No se equivocaba.