×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Finge Joaquín un secuestro para pagar sus deudas
Redacción
~
15 de Junio del 2018 20:22 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Las autoridades no descartan que Joaquín decidió irse de paseo con el dinero que extrajo de su casa.
Cortesía / Las autoridades no descartan que Joaquín decidió irse de paseo con el dinero que extrajo de su casa.
Cortesía / Las autoridades no descartan que Joaquín decidió irse de paseo con el dinero que extrajo de su casa.
Cortesía / Las autoridades no descartan que Joaquín decidió irse de paseo con el dinero que extrajo de su casa,

ZACATECAS.- Joaquín García Díaz no fue secuestrado, y debido a las inconsistencias en sus declaraciones a la autoridad, esta infiere que fue un autosecuestro. 

Las autoridades no descartan que Joaquín decidió irse de paseo con el dinero que extrajo de su casa, pero antes desordenó el domicilio para hacer creer a los padres que había sido secuestrado. 

Cabe destacar que el jueves, los padres de Joaquín denunciaron que su hijo había desaparecido el 30 de mayo y que presuntamente había sido sacado de su casa por sujetos armados; junto con el joven desaparecieron 64 mil pesos que sus padres tenían guardados. 

La madre narró que cuando llegó a su casa encontró la casa desordenada y el dinero faltante, por lo que llamó a la novia de su hijo, quien le informó que había recibido una llamada de Joaquín en la que le dijo que dos hombres armados lo habían sacado de su casa y obligado a sacar las pertenencias que tenía en su casa, entre ellas el dinero de su padre, pero nada de esto le constaba. 

Sin embargo, el padre declaró que días antes del hecho supo que su vástago tenía deudas en Banco Azteca y otros lugares, por lo que tuvo una discusión con él. 

Entre las inconsistencias que encontraron las autoridades de Joaquín fue que los secuestradores lo tuvieron en cautiverio cuatro días y que lo habían llevado a plazas comerciales, pero que el miedo no lo dejaba saber dónde estaba, y que incluso en una ocasión se encontró a un amigo en Aguascalientes, pero que los secuestradores le pidieron que actuara de manera normal para no hacerle daño a su familia. 

También aseguró que los delincuentes le compraron un par de calzado deportivo y un nuevo teléfono celular, que lo llevaban a diversos lugares, y que estaba al cuidado de una niña y una señora. Finalmente dijo que sus plagiarios lo habían llevado en la madrugada del viernes a una central camionera. 

Las autoridades informaron que ninguna de esas acciones forma parte del modus operandi de un secuestro, pues los victimarios en ese tipo de casos mantienen a las víctimas sin contacto con la familia o amigos; de inmediato, a la víctima la despojan de celular, tabletas electrónicas y computadoras; jamás llevan a la víctima a lugares públicos por temor a que sean identificados por algún conocido o denuncien ante autoridades la situación en que se encuentran; de inmediato establecen y mantienen contacto con la familia para exigir el pago del rescate. Además, ningún secuestrador le va a dar dinero a la víctima para comprar un teléfono o unos zapatos tenis, más bien lo que ellos quieren es que les den dinero y mantener a la víctima incomunicada.

Fuentes oficiales aseguraron que Joaquín decidió terminar su aventura dada la conferencia de prensa que ofrecieron sus padres y a que su fotografía había aparecido en los medios de comunicación, y para hacer más creíble su versión solicitó ayuda de alguna persona en Aguascalientes para que les hablara a sus padres y les dijera que lo tenían secuestrado en la Central Camionera de esa ciudad, donde esperó hasta el arribo de su padre, con el propósito de aún mantener su posible mentira.