×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Los paros en las minas afectan a las comunidades
Alexa Montiel
~
18 de Junio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Flor Castañeda / Los mineros anhelan la apertura de Aranzazu en el municipio de Concepción del Oro.
Flor Castañeda / Los comerciantes son los primeros que recienten los paros.
Flor Castañeda / La economía se paralizó en Mazapil por el bloqueo de Peñasquito.

Los paros laborales en las minas son un suplicio para la economía de las comunidades cercanas a los centros de extracción, de las que dependen los habitantes de la región.

El reciente bloqueo a la mina Peñasquito, ubicada en el municipio de Mazapil por transportistas, no solo afectó las operaciones de la empresa, sino la economía de los trabajadores, prestadores de servicios y comerciantes de la región. 

Las ventas de los comercios de la localidad reportaron perdidas del 60% a la baja por el paro de actividades de la mina Peñasquito, ya que la extracción de minerales es la principal fuente de empleo de la región.

Fátima Rojas López habitante de Concepción del Oro y esposa de uno de los mineros de Peñasquito está en la espera de su segundo hijo, una joven madre que día a día vive con la incertidumbre de que su esposo se pueda quedar sin el sustento de la casa, “no se vale vivir así, en este último bloqueo a mi esposo lo tuvieron que meter a la mina en el helicóptero y tuvimos que gastar dinero que no tenemos en que se llevara comida, las tiendas que están adentro de la mina están vacías no tienen que comer porque no dejan pasar a nadie”.

La señora Blanca quien tiene un puesto de gorditas a un lado de la iglesia principal de Mazapil contó cómo fueron esos más de 10 días en que no había ventas, pues no había trabajadores que salieran y llegaran por un taco, mencionó que ´´yo creo que si esto sigue así tendremos que buscarle en otro lado, tenemos miedo de que el pueblo se quede solo y si no hay ventas, habrá que irle a buscar a la capital.

Con la mirada desesperada y portando con orgullo su chaleco color naranja fosforescente, Iván Martínez trabajador de Peñasquito tuvo que regresarse a su casa después de que algunos transportistas bloquearan el acceso a la mina, con dos hijos pequeños y una recién nacida Iván pidió a las autoridades que hicieran algo para que recuperará su trabajo, pues dijo “tengo muchas bocas que alimentar, el gobierno no hace nada, les falta gobernabilidad no pueden con los habitantes de rincón guadalupano van a poder con este problema necesitamos ayuda, queremos trabajo”.

Y así como estas hay cientos de historias más que relatan las consecuencias de un bloqueo en la única fuente de empleo que existe en ese pequeño pueblo, esa gran mina de oro que aunque le quedan sólo algunos años de vida, es lo más sagrado que puedan tener sus habitantes.

Cierre de ilusiones

Hace tres años justo en el 2015 los habitantes de Concepción del Oro un municipio vecino de Mazapil, vivieron una de las peores crisis, pues la mina Aranzazu anunció su cierre, por lo que cientos de trabajadores se quedaron sin empleo y la mayoría tuvo que emigrar o pedir trabajo en la mina Peñasquito.

Epitacio Núñez Lumbreras comerciante de Concepción del Oro, relató como fue aquel año en que Aranzazu cerró sus puertas donde sus ventas se vieron afectadas al 100 por ciento; nadie tenía la economía suficiente para ir a surtirse al pequeño mercado del pueblo, debido a esto tampoco había dinero para abastecer la tienda por lo que los pocos compradores que venían de las comunidades vecinas ya no acudían, pues la poca mercancía que quedaba era insuficente.

“El cierre de las minas nos afecta a todos en aquel año la economía de Concha del Oro estaba por los suelos, y ahora con todos estos bloqueos afectan a los trabajadores pero también a los que nos beneficiamos indirectamente, vivimos con miedo, incertidumbre y tampoco se trata de eso”, lamentó.
Además Epitacio actualmente es el encargado de conseguir y trasladar a los árbitros de los equipos deportivos de mina Peñasquito y debido al bloqueo suscitado hace unos días se cancelaron todos los juegos, es decir no recibió ese dinero extra que lo ayuda a salir adelante día a día.

Sin embargo ese miedo no sólo es en los comerciantes, es en cada una de las familias de esa región, pues la mayoría son numerosas y dependen totalmente del dinero del hombre de la casa.
En Mazapil, en la región semidesértica de Zacatecas, se ubica la mina de oro más grande de América.

Justo en la región semidesértica zacatecana se encuentra ubicada la mina de oro más grande de América, específicamente en Mazapil uno de los municipios más pobres y marginados de México.
Sin embargo también son los mismos trabajadores quienes se afectan unos a otros, pues desde 2006 que la mina inicio sus actividades se han presentado diversos paros de labores, bloqueos y amenazas de que se pueda cerrar la mina, siendo los únicos afectados sus propias familias y no se diga la economía del pequeño pueblo.