×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Pobreza y salud mental

Antonio Sánchez González
~
06 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Un informe científico reciente sugiere que “la felicidad depende de la salud y de los amigos, no del dinero”. Las conclusiones presentadas sostienen que los gobiernos del mundo deberían centrarse más en proporcionar una mejor atención médica y recursos para tratar los problemas de salud mental en una variedad de contextos sociales, en lugar de tratar de combatir la pobreza y hacer que la gente sea más adinerada.

Particularmente, también es el caso, sin lugar a duda que el gobierno de México debería invertir significativamente más en la atención de la salud mental, dado el estado calamitoso en el que este tema sanitario se encuentra actualmente.

Sin embargo, este informe y las recomendaciones que se hacen a partir del mismo, han molestado a muchos miembros de la comunidad de salud mental, y con buenas razones. El informe parece tratar los problemas de salud mental y la pobreza como cosas separadas, de vez en cuando superpuestas, pero con sus propios efectos y mecanismos que en realidad no se afectan entre sí. Sin embargo, cualquier persona involucrada en la atención de salud mental le dirá que esto es un reclamo absurdo cuando se enfrenta con la realidad de la situación
En nuestra sociedad, las enfermedades mentales son una causa mayor de sufrimiento que la significada por la pobreza. Pero como cualquier psiquiatra creíble puede atestiguar, esto es como decir que las bacterias son una causa más importante de un ataque de cólera que el agua sucia; incluso si es técnicamente cierto, ambos son aspectos del mismo problema y al centrarse únicamente en uno, nunca se enfrentará el problema realmente.

Es cierto que no se tiene que vivir en la pobreza para experimentar problemas de salud mental. Muchos tipos ricos y exitosos han sucumbido a ellos. Pero la pobreza es un factor de riesgo mucho más grande para los problemas de salud mental, de la misma manera que fumar es un factor de riesgo más grande para el cáncer de pulmón. No todos los fumadores contraen cáncer de pulmón, y los no fumadores no son inmunes, pero fumar lo hace mucho más probable.

Las causas y desencadenantes de los problemas de salud mental son muchas, variadas y, a menudo, poco conocidas. Raramente hay solo “una” cosa que los cause. Puede ser genética, trauma o alguna otra causa de estrés considerable. Y ese es un tema clave: el estrés.

El modelo de vulnerabilidad emocional de la salud mental es una forma clara de mostrar que nuestros cerebros solo pueden manejar una cierta cantidad de estrés antes de que se cruce un umbral crucial y terminemos enfermos mentales. Algunas personas pueden manejar un montón de estrés antes de que ocurra un colapso, otras no tanto. La cantidad de estrés que se necesita para llevarlo al límite depende de muchos factores, pero uno de los más importantes es la cantidad de estrés con el que se enfrenta de manera regular. Normalmente, si estás expuesto a cosas estresantes todo el día todos los días, la capacidad de tu cerebro para manejarlo se agota, por lo que no se requiere mucho más antes de llegar al punto de ruptura y entonces el problema se vuelve insoportable.

Centrarse en la salud mental es una estrategia válida e indudablemente urgente para los gobiernos del mundo occidental. Pero hacerlo a expensas de no abordar la pobreza es contraproducente, por decir lo menos. Es como empapelar una pared con humedad creciente; el problema subyacente no estará solucionado y es probable que empeore aún más.
No puede ignorarse el vínculo entre pobreza y los problemas de salud mental. Tratar con ambos beneficiaría a todos, pero mientras tengamos uno deberíamos esperar que el otro no mejore.