×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Peluqueros de tradición sobreviven a las nuevas barberías

Alejandro Castañeda
~
08 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Don Miguel ha dado atención a cuatro generaciones de una misma familia.
Flor Castañeda / Don Miguel ha dado atención a cuatro generaciones de una misma familia.
Cambiaron las colonias, pero siguen las técnicas de antaño.
Flor Castañeda / Cambiaron las colonias, pero siguen las técnicas de antaño.
Cuando se va la luz, dejan las máquinas por unas buenas tijeras.
Flor Castañeda / Cuando se va la luz, dejan las máquinas por unas buenas tijeras.
Hoy en día los cortes son más  “a ras de cuero”.
Flor Castañeda / Hoy en día los cortes son más “a ras de cuero”.

ZACATECAS.- Don Miguel y su hijo Juan, mantienen viva la tradición de ser peluqueros por más de 45 años en el corazón del Centro Histórico a pesar del surgimiento de barberías modernas que inundan el primer cuadro de la ciudad.

Ellos ofrecen un trato más ameno, “como se hacía antes”, con un precio más accesible y guardando algunas de las técnicas de la vieja escuela.

Fue hace 50 años que don Miguel Villagrana dejo su natal Villanueva para llegar a Zacatecas y aprender el oficio de peluquero.

Comentó para Imagen que aprendió solo viendo y preguntando porque antes no había escuelas y casi nadie quería enseñar.

Duró 4 años como oficial de apoyo en una peluquería para después poner la propia en la calle Juventino Rosas, donde se ha mantenido por 45 años.

La calidad de los cortes de cabello, barba y bigote en poco tiempo lo pusieron entre la preferencia de la gente y se “aclientó”.

Muchos de esos clientes se han vuelto amigos, pues con la charla mientras se corta el pelo y se arregla la barba o el bigote, también abren el corazón.

Pasan los años, caen cabellos

A los Villagrana les han tocado los cambios de cuatro generaciones, el abuelo llegó siendo un muchacho, después llevó al papá, él al hijo y después a los nietos.

Como Manuel Sosa, quien desde hace 20 años se corta el pelo con los Villagrana cada mes.

Ahora lleva a sus nietos Max de 3 años y Jacob de 5, “para que los pongan guapos” como le enseñaron a él.

Juan y Don Miguel, recuerdan que antes había cortes  diferentes, era otra moda, se usaban algunos looks abultados, cortes militares y ahora todo es más a “ras de cuero”, más corto.

Las herramientas han cambiado, ya no se usan aquellas navajas libres de fabricación alemana, se sustituyeron hace 30 años por las desechables.

Cambiaron las colonias, pero siguen las técnicas de antaño, de repente cuando se va la luz se usan las maquinas manuales para el corte.

Don Miguel ya no puede arreglar barbas o bigotes, pues esos trabajos necesitan de precisión y a él “ya le tiembla la mano”.

Aun así sigue firme abriendo temprano para cortar el pelo a quienes  lo necesiten e incluso hay ocasiones en que llegan señoras a pedir tijera.

Las nuevas barberías no han logrado que cierren, al contrario han visto pasar muchas y ellos se mantienen, por lo que esperan tener más años de tradición.