×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El tabarete

Charlas que no deben ir a la mesa

Alejandro Castañeda
~
11 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Venezuela y el chavismo son un ejemplo de fanatismo.
Cortesía / Venezuela y el chavismo son un ejemplo de fanatismo.
El islám es una de la religiones más extremistas.
Cortesía / El islám es una de la religiones más extremistas.

Hay quienes dicen que nunca se debe discutir de política, futbol o religión, porque las personas nunca se ponen de acuerdo y podrían surgir enemistades.

Quizás tengan razón, y es que en estas vísperas postelectorales, mundialistas y de discusión sobre la legalización o no del aborto ha quedado demostrado.

Desde hace años las redes sociales han dotado de poder a la libertad de expresión, por lo que los debates en Facebook o Twitter se han puesto al rojo vivo.

En el ámbito de la política, el triunfo en las urnas de Andrés Manuel López Obrador con más del 50% de la votación ha puesto de malas a la elite política, burócratas, panistas, priistas y fieles seguidores de estos institutos políticos. 

Mientras que para la mayoría de los votantes fue una fiesta democrática y se logró un triunfo que se esperaba desde hace 12 años.

Los ataques de todos los bandos se han vuelto una constante y pocos logran conciliar en ideas y posturas.

AMLO todavía no se sienta en la silla grande y ya lo culpan hasta del fracaso, nuevamente, de la Selección Mexicana de Futbol en el Mundial.

Y es que ese quinto partido no llegó y ha polarizado a los seguidores del fucho, que por un lado defienden lo logrado y por otro atacan las formas.

Pues en las redes se leía que a México lo calificaron los coreanos y otros que defendían lo realizado en los dos primeros juegos.

Contra Alemania todos coreaban al Profe Osorio y después de la derrota contra Brasil todos pedían su aborto como director técnico.

El tema del aborto también ha confrontado a mujeres, instituciones y hombres, que nosotros nada deberíamos de opinar, ya que este si es un tema de mujeres, es su cuerpo.

Se han expuesto las ideas de porque sí al aborto y porque no, todos contra todos, el feto ingeniero contra el niño de la calle de los próvida que ya no les interesa una vez nacido.

Total que no podemos ponernos de acuerdo, pero que aburrido sería que todos tuviéramos el mismo pensamiento, la diversidad es lo sabroso de este caldo loco, por eso ya no peleen y los esperamos en el próximo Tabarete.