×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El auge de las ventas directas por Facebook

Alexa Montiel
~
15 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Grupos de venta de la red permiten a los usuarios ponerse en contacto y negociar.
Imagen / Grupos de venta de la red permiten a los usuarios ponerse en contacto y negociar.

ZACATECAS.- La Plaza de Bicentenario se ha convertido en el lugar más sofisticado para llevar a cabo cambalaches y ventas que se pactan en redes sociales, principalmente con personas desconocidas. 

Decenas de mujeres a diario abarrotan la fuente de la plaza, así como la entrada al estacionamiento para esperar y hacer los “intercambios” o “entregas” como ellas lo llaman, de ropa, bolsas, calzado, celulares, electrodomésticos y productos de belleza que anteriormente pactaron a través de un inbox, mensajes de texto y fotografías compartidas en grupos de Facebook donde promocionan sus productos. 

Un mensaje o una llamada bastan para que ambas identifiquen el atuendo de la otra y así se encuentren con facilidad entre las demás vendedoras o transeúntes de la plaza.

Y aunque el gobierno municipal exige el cumplimiento de una regulación para el comercio ambulante, ninguna de estas vendedoras virtuales, cuenta con los permisos necesarios para hacerlo en la vía pública.

Sin embargo el trueque que realizan tiene algunas reglas entre ellas como respetar el costo de los productos al intercambiarlos por otros, no pedir devoluciones, llegar a la hora acordada o avisar con anticipación si algo se les atraviesa en el camino, así como entregar productos de calidad que se muestren iguales a las fotos proporcionadas. 

Claudia tiene 26 años y ha encontrado en este tipo de comercio una fuente de empleo, pues aunque a veces vende ropa usada también ofrece ropa nueva que trae de Guadalajara y Ciudad de México. 

“Esto se trata de promocionarte en Facebook o grupos de WhatsApp, la gente te va conociendo y te vas aclientando, puedes cambiar, vender o comprar y lo bueno es que todo es a precios muy accesibles“, explicó. 

Todo comienza  en grupos de Facebook, donde las usuarias suben fotografías de sus prendas, labiales, mascarillas, bolsas, productos milagro, tacones, ropa de bebé entre otros productos donde exponen su precio, talla y marca, entonces el resto de las usuarias comenta el cambio que desea hacer o si sólo quieren comprar los artículos.

“Al inicio me sorprendió la facilidad y rapidez en que confían en ti otras personas que no conoces, a veces si me da miedo pero hasta el momento no he tenido malas experiencias a excepción de que me dejan de contestar y me han plantado varías veces”, expresó. 

Los lugares de encuentro no sólo son en Plaza Bicentenario, otros puntos muy frecuentados son Mercado Soriana, Jardín de Guadalupe, Soriana Plus, La Alameda, Portales, Odontología o un punto medio tanto para la que va a vender como para la que compra. 

Riesgos 

Sin embargo no todo es tan bonito como parece pues existe el riesgo de ser estafado o de un delito mayor.

Las autoridades recomiendan tomar medidas extremas a la hora de realizar el intercambio, pues la contraparte tiene datos suficientes para realizar un delito, como lo son saber la ubicación y la hora en la que se encontrará la otra persona, que acudirá al lugar con un producto de valor o con dinero, lo que ha dado pie a numerosos casos de extorsión o secuestros express.

“Uno va conociendo a su contraparte por su forma de escribir o por los datos que aporta, esto va generando confianza y es lo que motiva a asistir o no al encuentro”, asegura Jaime quien es un vendedor habitual.

Una regla de oro es acudir acompañado e informar a alguien más sobre el encuentro para la venta.

“Si vas acompañado se hace más difícil para alguien que quiera engañarte o lastimarte, yo siempre acudo con algien que me sirva de protección por cualquier cosa”, agregó Fátima, quien vende productos en Facebook. 

Las autoridades recomiendan no dar más datos de los necesarios en la transacción y evitar que los compradores puedan acceder al perfil completo de facebook para no exponer a familiares y amigos.