×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Memoria viva

Villanueva y su cabalgata al Apóstol Santiago

Manuel González Ramírez
~
18 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La imagen del Apóstol santiago vestido de azul sobre un caballo.
Cortesía / La imagen del Apóstol santiago vestido de azul sobre un caballo.

A finales del mes de julio de cada año cobra vida una doble celebración religiosa en el antiguo barrio de Santa Anita, ubicado al sureste de la ciudad de Villanueva, Zacatecas. Ahí existe una capilla donde se resguardan y veneran las esculturas de Santa Anita y del Apóstol Santiago. Según el calendario litúrgico, el 25 de julio se festeja al apóstol Santiago y el día 26 a santa Anita.

El autor de estas líneas nació en ese barrio. Recuerdo que durante esos dos días se sacaban las imágenes en procesión.

Voluntarios las llevaban en sus manos ya que son de pequeñas dimensiones y de madera ligera.

Sin embargo, las dos esculturas ya no volvieron a salir de su capilla a partir del año 2008 porque así lo determinó el cura del pueblo en turno. Así que una tradición culminó pero había comenzado otra: la cabalgata al apóstol Santiago.

Fue organizada por iniciativa del joven Felipe de Jesús González Ramírez, un feligrés que nació en la calle de Santa Anita, y de ello queremos dejar constancia.

No hace mucho tiempo que tuvimos la oportunidad de entrevistar a Felipe de Jesús González Ramírez, quien en el nombre lleva la fama (Felipe, del griego Filipo, filos: amigo e hipos: caballo, el amigo de los caballos).

Sus padres le pusieron ese nombre porque lo registraron un día 5 de febrero, día de la fiesta de san Felipe de Jesús. Y quién iba a decir que con el tiempo le iba a gustar todo lo relacionado con los equinos. A él le fascina la charrería y es propietario de algunos “cuacos”, a los que ama como si fueran parte de su familia.

A propósito de ello, nos comentó que en año 2006 estaba muy triste porque dos de sus caballos estuvieron enfermos, uno de ellos murió. No obstante, el otro se lo encomendó al apóstol Santiago por dos razones: porque es un santo que suele representarse montado a caballo y porque se le venera en la capilla de su barrio natal de Santa Anita.

Felipe nos comentó que con mucha devoción invocó al apóstol y que a los pocos días sanó el otro caballo que estaba debatiéndose entre la vida y la muerte. Muy emocionado y agradecido el muchacho, le prometió al santo que le organizaría una cabalgata el día 25 de julio.

El primer intento fue en el año 2006 pero no pudo cristalizarse debido a unas circunstancias familiares que se cruzaron en su camino durante las fiestas del santo. Pero si le cumpliría al año siguiente.

El 25 de julio de 2007 se llevó a cabo la primera cabalgata en la historia de Villanueva en honor al apóstol Santiago. El joven Felipe convocó a todos sus amigos que tenían caballo para que se sumaran a esta celebración. La manda se había convertido en el nacimiento de una tradición. La respuesta de los jinetes no se hizo esperar. Participó un centenar de cabalgantes.

Primero fueron a la capilla para llevarle las mañanitas al santo. Luego, montaron sus cabalgaduras y partió la cabalgata desde ese lugar. Llegaron a la Plaza Principal y realizaron la misma ruta de los desfiles cívicos, es decir, por las calles principales del centro histórico de Villanueva. Más tarde volvieron al punto de partida.

A la cabeza iba una banda de música sobre un remolque. Enseguida, un carro alegórico con una especie de altar coronado con la diminuta escultura del apóstol Santiago. En el imaginario popular mexicano, el santo es representado con una vestimenta a la usanza española de la época virreinal y montado sobre un caballo blanco. Blande una espada con una de sus manos mientras que con la otra sostiene una bandera con el signo de la cruz.

La escultura que se venera en la capilla de Santa Anita de Villanueva así aparece. Es de talla completa en madera y mide 35 centímetros. Su rostro es serio, de preocupación, el de un hombre que anda en plena batalla contra los moros, de hecho una pata del caballo está pisando la cabeza de un moro.

Cuenta la tradición que el apóstol Santiago se apareció en una de las batallas que libraban los españoles contra los moros y el solo derribó muchas cabezas de esos invasores y gentiles, por eso también se le conoce como Santiago Matamoros.

Atrás del carro alegórico venía el contingente de cien jinetes, encabezado por uno de los vecinos que estaba representando al apóstol. En la cabalgata del 25 de julio de 2007, al señor Alfredo Ríos Soriano, le tocó encarnar al personaje principal del festejo.

En la cabalgata de 2008, el señor Antonio Valle Ruiz fue el encargado de representar al apóstol
Santiago, quien iba al frente de 72 cabalgantes. En las dos ocasiones, ambas personas montaban un corcel. Llevaban una capa, una réplica de un casco de guerra del siglo XVI y blandían una espada con la mano derecha.

Con excepción de la segunda vez, en la que el personaje portaba una bandera de guerra o gonfalón de color blanco con una cruz roja, y que es uno de los atributos iconográficos del santo.

A partir de 2009 y hasta la fecha ha acompañado a la cabalgata una escultura de fibra de vidrio que donó para tal efecto monseñor Jesús Carlos Cabrero Romero, actual arzobispo de San Luis Potosí.

El próximo miércoles 25 de julio de 2018, por la tarde, habrá de celebrarse la décima segunda edición de esta cabalgata, una tradición que cada vez cobra mayor fuerza en un pueblo donde aún prevalece el arte de la charrería y la gente de a caballo. Pero ahora, quien represente al apóstol estrenará un casco que proviene de España y que fue donado por nuestro gran amigo Juan Antonio Alcaraz Argente, un festero generoso de Ontinyent, Valencia, España. Es una réplica a escala natural del casco que porta la pequeña escultura de Villanueva.

Cronista de Zacatecas*