×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Inservible, el elevador de la Plaza Bicentenario

Alejandro Castañeda
~
20 de Julio del 2018 11:47 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Miguel Alvarado / Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Miguel Alvarado / Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Miguel Alvarado / Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.
Miguel Alvarado / Hay usuarios que con dificultad tienen que subir y bajar los tres niveles de las escaleras.

ZACATECAS.- Las constantes fallas del elevador del estacionamiento de Plaza Bicentenario han generado disgusto entre los usuarios, principalmente, de personas de la tercera edad o con alguna discapacidad, ya que tienen que utilizar las escaleras que también están en pésimas condiciones.

A pesar de que en la puerta del elevador se colocó un letrero que dice que se realizan trabajos de mantenimiento, no hay trabajadores ni encargados de dichas labores.

Imagen realizó un recorrido donde se pudo constatar que el elevador no está siendo reparado, incluso unos jóvenes abrieron las puertas para ingresar y constatar que no servía.

Uno de los guardias comentó que desde el lunes el elevador no funciona y que constantemente presenta fallas, por lo que es inmovilizado.

En las escaleras las personas que suben y bajan se amontonan; las condiciones de la vía son tan malas que algunos resbalan.

Quienes más padecen con estas fallas son las personas de la tercera edad pues con mucho esfuerzo físico deben subir hasta tres pisos.

Lo mismo ocurre con las personas que tienen alguna discapacidad, ya que tienen que hacer verdaderas hazañas para subir.

Tal es el caso de don José quien tuvo que bajar y subir del segundo nivel con una muleta; el paso de la gente le impedía subir, hasta que alguien se ofreció a ayudarlo.

Otra pareja de personas de la tercera edad tuvieron que subir “en ratitos” con paradas en cada nivel “porque todo de un jalón, está canijo”.

Un matrimonio de jóvenes necesitó hacer malabares para subir con su bebé de brazos y su hermanita en la carriola.

Otro de los inconvenientes que se topan los usuarios del estacionamiento de esta plaza es que solo sirve la máquina de pagos del segundo nivel: la del primero esta inhabilitada desde hace varios meses.