Los Muñoz, tres generaciones salvando animales 
×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Los Muñoz, tres generaciones salvando animales
Silvia Vanegas
~
22 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Arlae Correa / Luis Manuel Muñoz y Gustavo Muñoz tienen la vocación de salvar la vida de sus pacientes.
Arlae Correa / tiene gran vocación para atender a todos los animalitos.
Arlae Correa / los dueños de este perrito pidieron que lo sacrificaran; le dieron un nuevo hogar
Arlae Correa / buscan que las especies sobrevivan; el sacrificio es la última opción.

JEREZ.- Desde hace varias décadas, los Muñoz se han dedicado a salvar y mejorar la calidad de vida de los seres más vulnerables que son víctimas de maltrato, odio e indiferencia.

El jueves, un joven veterinario reafirmó su fama de ser obsesivo con la salud de sus pacientes al practicar en plena calle una traqueotomía a un caballo que había sido picado por abejas.

El caballo se encuentra en su clínica de grandes especies y su estado de salud se reporta como crítico y no se descarta el sacrificio.

 

Historia

Pero la vocación de salvar la vida de los que no tienen voz de Gustavo Muñoz Román la trae en la sangre, pues es heredero del conocimiento de su abuelo Gustavo Muñoz García y de su padre Luis Manuel Muñoz Francon y es especialista en medicina y cirugía de equinos.

Su padre fue su primer maestro en el cuidado y la salud de los animales, por ello decidió estudiar veterinaria, ya que se vio reflejado en su padre y nunca imaginó la gama de opciones y especialidades que existen en la actualidad para ayudar a los animales.

Las tres generaciones han contribuido y han sido testigos de la transformación de la mentalidad de los propietarios de animales, pues han visto como cada animalito se ha convetido en parte de la familia.

También han trabajado con los avances médicos y la tecnología, pues a su abuelo le correspondió hacer frente a la encefalitis equina y ser el médico a cargo del establo piloto, que era un apoyo para los ganaderos.

 Hoy tienen dos clínicas, una para grandes especies y otra para pequeñas, cuentan con escáner, equipo de radiología y laboratorio de análisis. Recuerda cómo años atrás, su abuelo curaba con los pocos antibióticos que existía.

Parte del cambio de pensar se debe a que Jerez tiene como una de sus principales fuentes económicas la ganadería, además el gusto por los caballos de raza es otra de las pasiones de los jerezanos, por lo que siempre buscan darles atención.

Padre e hijo unidos buscan fortalecer la lucha por la vida de las especies y dejar el sacrificio como última opción.

Y, aunque la mentalidad de los jerezanos ya no es la misma, algunos dueños de animales prefieren sacrificarlos al evaluar las pérdidas económicas como un tratamiento largo.

Siempre luchan por sus pacientes y en varias ocasiones estos son salvados por ellos, para darles otro hogar donde los quieran. El último caso que se les presentó fue el de un perrito caniche al que sus dueños pedían que sacrificara, pero ellos se negaron y aunque le amputaron una patita le salvaron la vida y le encontraron una nueva familia con personas que lo aman.

Los Muñoz también son conocidos por salvar a los perritos del parvovirus.