×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

Salir al campo

Isabel Orendain
~
27 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Si quieres ser feliz una hora, emborráchate. Si quieres ser feliz un día, mata al cerdo. Si quieres ser feliz una semana, haz un viaje. Si quieres ser feliz más de 20 años, cásate. Si quieres ser feliz toda la vida, ten un huerto.

— Proverbio chino

Yo personalmente cada vez que salgo al campo me dan ganas de tener un rancho o una huerta y le doy la razón a este proverbio chino. 

Mi cuñado tiene un rancho fuera de la ciudad y hace mucho que no nos invitaba y el sábado pasado fue un día muy agradable, podría decir que hasta memorable, todos estuvimos muy contentos, estábamos  gente de todas las edades desde niños hasta abuelos.

Hay que reflexionar y ver que para darle  ahorita a los niños, y a la familia en general, felicidad, tenemos que hacer un poco más de esfuerzo e irnos al campo o a un parque, organizar ese tipo de planes que son muy beneficiosos para la dinámica familiar y para el desarrollo de los niños, no  tiene que ser el gran rancho ni la casa de campo más bonita; reflexionar también que la tecnología como los celulares , la televisión, las computadoras están absorbiendo nuestro tiempo, nuestra vida!, y de verdad casi el 90% es tiempo perdido que no te deja nada más que vacío y frustración.

El otro día platicando entre hermanas que tenemos hijos de diferentes edades, decíamos lo diferente que fue la infancia de los primeros a los últimos sobrinos, los primeros no tuvieron tanta tecnología y ellos mismos dicen que fueron muy felices porque salían mucho a la calle, andaban en bici;  ellos mismos comentan que les da tristeza la infancia de sus hermanos que fue más bien tecnológica pues se la pasaban en la tele jugando videojuegos, partidos de fútbol, viendo películas,y eso que no jugaban con celulares como los niños de ahora.

Nunca es tarde para cambiar éstas malas costumbres, que no nos gane la tecnología; la convivencia, la familia y el campo son primero, debemos dejar de ser robots y volver a aflorar  lo humano de nuestras personas y familias fomentando y esforzándonos para tener éste tipo de convivencias y salidas al campo o al parque.