×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Doña Mary es experta en la cocina guadalupense

Carlos Montoya
~
31 de Julio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Carlos Montoya / Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Carlos Montoya / Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Carlos Montoya / Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.
Carlos Montoya / Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo.

GUADALUPE.- Preocupada por preservar la gastronomía guadalupense en cuanto a comida casera se refiere, la señora María Ester, ofrece guisos tradicionales en su negocio de la vialidad Arroyo de la Plata, al que bautizó como El Sabor Guadalupano, donde lleva ya tres años vendiendo comida.

Doña Mary, como le conocen sus clientes, comenzó con un pequeño puesto callejero que consistía en una mesa y a lado una parrilla donde vendía gorditas, tortas, burritos y platos con los diferentes platillos que ofrece a los comensales, de quienes se ha ganado su confianza.

Ella asegura, que en los últimos años se ha perdido el gusto por preparar los alimentos típicos y como ejemplo puso las tortas de milanesa, de las cuales asegura, las originales son con un pedazo de bistec empanizado y no como las que ha visto que venden en otros lugares en Guadalupe a las que le ponen de la misma carne que a las hamburguesas.

Gracias a la sazón que le pone a sus platillos, fue que doña Mary ahora cuenta ya con un pequeño puesto que la cubre del sol y la lluvia, donde sus clientes pueden sentarse a degustar sus exquisiteces.

Todos los días cambia el menú, pero nunca fallan las yescas, los frijoles y el chicharrón; entre semana ofrece discada, chilaquiles, bistec, tortas de milanesa, chile relleno, caldos de espinazo, pollo, y res entre muchas otras opciones que tiene para ofrecer; los sábados prepara menudo.

Acompañado de sus hijos y su esposo Luis Fermín, diariamente se le ve llegando a las ocho de la mañana para comenzar a preparar los platillos que va a ofrecer y los hace con la única convicción de ofrecer el sabor tradicional de una cocina típica casera guadalupense.

La hora de cerrar es variada porque hay ocasiones en que termina temprano y sus días de descanso son los domingos.

A ella le ayuda su hija, quien también prepara los platillos y los sirve en forma de torta, taco, burrito y gordita a la clientela mientras que su hijo, a quien conocen como el Güero, sirve los refrescos, limpia la barra y lava los trastes.
Doña Mary se rodea de su familia y juntos han sabido salir adelante a base del esfuerzo, dedicación y calidad que le pone a su trabajo.

Es una enamorada de su tierra de la que se siente orgullosa, “soy cien por ciento zacatecana y guadalupense”, dijo con una sonrisa en la boca y su pasión es la cocina que también aprovecha para preserva todos esos sabores de la comida casera.