×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Transportistas abusivos

José Luis Guardado Tiscareño
~
16 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El transporte público de nuestra ciudad vuelve a convertirse en tema principal de debate; la semana pasada autoridades de tránsito del gobierno del estado hicieron el anunció de un nuevo aumento en la tarifa del transporte público, particularmente de los camiones que transitan en la zona metropolitana de Zacatecas-Guadalupe. El aumento de un peso en la tarifa, sin duda causa malestar entre los usuarios y la sociedad, sin embargo, si somos conscientes del aumento en los combustibles pudiéramos entender la lógica de dicho aumento, pero para todos los zacatecanos e incluso para nuestros turistas es evidente que la tarifa de dichos autobuses no corresponde en los mínimo con el servicio que se nos otorga.

El pésimo estado físico en el que se encuentran la mayoría de las unidades, el lamentable servicio y atención que ofrecen los operadores, el riesgo que representa la manera de conducir tanto para los usuarios como para cualquier transeúnte e incluso para el patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad, además de la evidente contaminación ambiental y visual que provocan, todo ello son causas suficientes para calificar dicho aumento como injusto y abusivo.

Tal abuso sin duda surge de un sector de concesionarios y transportistas que desde la protección de un corporativismo chantajista, donde por medio de la corrupción y el clientelismo se logra que las autoridades gubernamentales justifiquen y permitan tales injusticias.

Me queda claro que el gobierno del estado, no solo el actual sino muchos de los anteriores, han sido rehenes de este grupo de concesionarios y sus operadores que simplemente han logrado paralizar cualquier mínimo intento para reordenar el servicio del transporte público en nuestro estado, obligando a aumentar las tarifas por lo menos durante 6 ocasiones durante los últimos 7 años, con la promesa de una renovación de unidades y de ofrecer un servicio semejante al primer mundo.

Por su parte el gobierno ha cedido, justificando dichas acciones con la promesa de que los respectivos aumentos permitirá financiar una programa modernizador del transporte público, con nuevas y ecológicas unidades, que junto a proyectos de ordenamiento vial se logrará mejorar la calidad de vida de los zacatecanos, eficientando rutas y mejorando la movilidad y urbanización de nuestra ciudad.

Nada de eso ha ocurrido, hasta hoy cualquier zacatecano está a la defensiva de cualquier camión que se acerque, de la apropiación que decenas de rutas hacen de un carril de nuestro bulevar, del tráfico que por su imprudencia se ocasiona todos los días en diferentes puntos de la ciudad, del maltrato que reciben los estudiantes, las personas mayores, las mujeres o las personas con discapacidad.

En Zacatecas el uso del transporte público simplemente no se ha convertido en una alternativa de movilidad para sus habitantes, los miles de usuarios que los utilizan diariamente seguramente es
porque no tienen de otra y con todo y lo anterior además tienen que resignarse a pagar más a cambio de nada nuevo ni mejor.

Si todo esto no es un abuso, simplemente no sé cómo llamarlo. Hoy las autoridades están obligadas a atender dicha problemática, procurando un mejor servicio y bienestar para la sociedad y no solo para los dueños y concesionarios de nuestro pésimo transporte público.