×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Runrún

El Runrún: Meten cizaña en el proyecto de Milpillas

Alejandro Wong
~
19 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




José Narro Céspedes, senador electo.
Archivo / José Narro Céspedes, senador electo.

Piden respetar la decisión del gobernador en renovación de la dirigencia priista
Arteaga estaría un año más al frente de Morena
Antorchistas "vivirán infierno" en Trancoso*


El  proyecto de la presa Milpillas, el más importante de la administración de Alejandro Tello, es ahora amenazado por una bola de grilleros que, supuestamente, buscan confundir a la gente y lo peor, podría derivar en un grave conflicto ejidal.
En el ejido El Potrero y sus alrededores, la gente ya estaba de acuerdo con el proyecto de la presa y los beneficios que traerá a la comunidad, pero supuestos grilleros de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) “vinieron a confundir a la gente” con ideas falsas como la de que se inundarían los poblados o el agua irá a parar a grandes empresas. Para rebatir estos argumentos, en el gobierno de Tello recuerdan que la Conagua dio autorización para el proyecto con la autorización de usar el agua exclusivamente para “uso urbano”, no comercial”, y que los planes de la presa ya están verificados, según la documentación que tiene el delegado de la dependencia Héctor González Curiel.   

Familias divididas 
El equipo de la secretaria general de Gobierno, Fabiola Torres, y el procurador Agrario Francisco Godoy llegaron los ejidos de Jiménez del Teul para explicar detalles del proyecto. Se encontraron con que hubo una campaña con perifoneos, panfletos y charlas para que la gente se oponga a la construcción de la presa y, en su momento, incitarla a pedir más dinero con su respectiva aportación para los grilleros.
El problema es la división entre los ejidatarios. Unos están a favor de que se haga la presa y otros no. Y sus desacuerdos podrían desatar conflictos entre primos, hermanos y demás familias.
Hasta ahora, ningún líder de REMA ha dado la cara para buscar algún diálogo, pero se sospecha que es Efraín Arteaga, quien está detrás de la grilla.
Sus antecedentes de “cobramoches” a los exbraceros y condicionantes para gestionar sus apoyos ya tienen harto al titular de la Sezami, José Juan Estrada, y por eso no se descarta que él sea uno de los mitoteros.
Otro de los que estaría poniendo su granito de arena para agravar la situación es Óscar Hernández Salas, el candidato del PAZ que perdió ante la priista Victoriana Espinoza. Y es precisamente la alcaldesa electa, quien busca echarle la mano al gobierno de Tello para facilitar la construcción de la presa.
Por lo pronto, “para que no anden confundiendo a la gente”, este miércoles habrá una reunión con ejidatarios para explicarles detalles técnicos de la construcción. 

Para el desarrollo del pueblo  
Una parte que dicen le ha faltado promover más al gobierno de Tello en Milpillas son las acciones comprometidas para el desarrollo social.  Si es que Otilio Rivera se mantiene en el cargo de la Sedesol (por lo pronto), tendrá que jalar una estructura de apoyos como becas e incluso incentivos para emprender negocios. Es evidente que la obra traerá una transformación en los ejidos y otros integrantes del gabinete, como Gilberto Breña de la SSZ y Jorge Luis Pedroza de Sinfra tendrán que ponerse parejos con más acciones para el municipio de Jiménez del Teul.  
  
Que respeten las decisiones
Después del 15 de septiembre, el PRI estatal hace cambio de todo el comité, incluyendo los sectores y organizaciones.
La semana pasada, en una reunión con la dirigente nacional del partido Claudia Ruiz Massieu pidió al priismo zacatecano  que los relevos sean ordenados y se respete la decisión del gobernador Alejandro Tello.
En Zacatecas, se advierte una disputa entre los priistas de antaño, divididos entre el bando de Fito Bonilla y Roberto Luévano. Ambos quieren imponer a sus cuadros: Luévano a Gustavo Uribe y Fito impulsando a Luis Alfredo Chávez. Expresidentes como el renegado de Juan Carlos Lozano estarían con el clan Bonilla.   

Furiosos con el auditor
Al igual que El Oso Luis Medina, Alfredo Femat y José Narro, diputado federal y senador electo, se mostraron indignados ante las observaciones que les hizo personal del auditor Raúl Brito. Y por ello también denunciaron, en su caso, por difamación, ya que insisten en que no han sido aviadores pagados por el gobierno estatal, así que se desahogaron con el fiscal Francisco Murillo. De lo que ambos han sido cuidadosos es de no ventilar tan abiertamente sus aspiraciones para el 2021.
 
La sucesión en la UAZ 
En la UAZ anticipan que para presumir de poder suficiente para pelear la candidatura a la gubernatura, Alfredo Femat tendrá que imponer al sucesor de Antonio Guzmán, un rector que no resultó lo que esperaba la comunidad universitaria por “nadar de muertito”.
Sonarían ya varios perfiles como Pedro Martínez, Ángel Román, Rubén Ibarra, Rubén Sataray y el eterno Miguel Moctezuma, junto con Mariana Terán, estos dos últimos solo irían de relleno, un equivalente a candidatos de partidos pequeños.  
En el caso de Ángel, sería impulsado obviamente por la estructura de Pepe Román, actual titular del Centro Regional de la Unesco. Y Sataray por toda la mafia de la facultad de Derecho.

Anticipan prologación de mandato
Hoy se celebra el congreso nacional de Morena en la Ciudad de México. El clan de los “históricos” de Zacatecas espera que ahí se discutan detalles de la renovación de los comités. Y se confirme el anhelado plan de posponer el relevo de la dirigencia en Zacatecas para que Fernando Arteaga pueda estar al menos, un año más en el pequeño edificio frente al jardín de la Madre, que ya hasta al PRD de Arturo Ortiz le quedaría grande. 

Contra el agandalle
En una lucha interna en Morena, en la que los grupos parecen pelearse por la simpatía, el amor  y la aprobación de Andrés Manuel López Obrador, la pandilla de Fernando Arteaga se defiende. Una de sus esperanzas para que a este grupo se le tome en cuenta a nivel nacional son los futuros diputados federales, Mirna Maldonado y Óscar Novella
Es claro que David Monreal, ya anunciado como próximo coordinador de Ganadería, y con la coordinadora de delegaciones Verónica Díaz, tienen vara alta, pero en el comité local del partido la historia sería otra.  

Pesadilla para antorchistas
César Ortiz Canizales, consentido del Antorcho Ávila por haber ganado Trancoso, encontrará un caos en la presidencia municipal que le dejará la perredista Gloria Esthela Rosales.
Deudas, laudos, saqueos y “quien sabe cuánta chingadera” hallarán en el ayuntamiento. Por si fuera poco, el antorchista se encontrará con el problema histórico de los ejidos pendientes de certificar y que también representarían conflictos sociales.  Seguramente los a los antorchistas, acostumbrados a hacer marchas para que les resuelvan sus broncas, les darán una de su propio chocolate: habrá varias manifestaciones en la presidencia a lo largo del trienio. 

La leyenda
Por cierto, cuenta la leyenda que cuando César Ortiz trabajó en Ojocaliente, durante la administración de José Luis Ortiz, se agandalló equipo de Comunicación Social de la presidencia municipal.  Y uno de los relatos revela que unos achichincles de Ortiz iban moviendo una televisión por varias oficinas para justificar los faltantes, pero los de la auditoría no cayeron en ese trunco tan estúpido.
 Esa administración de Ojocaliente fue legendaria. Aún queda grabado en el imaginario colectivo el pleito entre Miguel Bernal, hermano del dirigente de la CNOP, Héctor Bernal, con el entonces alcalde José Luis Ortiz.


Grillas en gobierno
Se cuenta que varios funcionarios en el gobierno de Tello, han permanecido con aspiraciones ambiciosas de subir peldaños. Uno de ellos es Juan Carlos Lozano, quien todavía cree que pudiera ser secretario general de Gobierno, lo que no le ayuda mucho a su jefa Fabiola Torres.
Otro caso de ambición, dicen, sería el de Myndi Díaz, quien al iniciar el periodo sentía que iba a tener una secretaría a su cargo. Presuntamente, poco a poco ha ido descuidando su labor en Atención Ciudadana, donde van cayendo algunas quejas en su contra.
Pero el que sí es un monumento a la ineficiencia es David García Lira, en Asuntos Internacionales, donde advierten que falta un perfil más “diplomático”.  

Agresión panalista
Según las crónicas de la Secretaría de Educación, el dirigente de la 58 del SNTE Óscar Castruita llegó muy bravo a exigir contratos para gente que no cumplía con requisitos para estar dentro del personal de apoyo. Sus consentidos.
Supuestamente, aunque andaba muy bravo un supervisor se atrevió a decirle: “usted es el secretario del sindicato, está para defender a los trabajadores, no para perjudicarlos”. Ahí fue cuando comenzó a calmarse.
Cuenta la leyenda que Castruita aprovechó su poder en años anteriores para retacar Sombrerete de recomendados en la secretaría. 

Dos apuestas
De Benjamín Medrano se cuenta que sigue siendo muy insistente para que lo contemplen en la administración estatal, y por otro lado, invertirá fuerte en el negocio de los antros, un sector que al parecer le ha dejado buenas ganancias económicas.

  
Buscado
Uno de los cambios que se han anticipado sería el de la llegada de Jehú Salas a la secretaría General de Gobierno. Esta propuesta es ajena a cualquier mensaje o sugerencia que Jehú haya hecho. El funcionario se ha mantenido disciplinado y, a diferencia de otros, no se ha candidateado para otro cargo. Si está en la mira y se le contempla como propuesta es por méritos y cualidades que le ven, no porque ande de grillero levantando la mano.


Se anuncia 
Un caso muy diferente sería Gustavo Uribe. Todo mundo sabe que es el gallo para dirigir el PRI. Y el diputado de no ha sido discreto: ya se reunió con estructuras de la CNC para ir preparando el terreno para su llegada. Cuentan priistas que si el exalcalde de Pinos va a llegar, que llegue, pero que no lo ande presumiendo, porque “del plato a la boca se cae la sopa”.
  
Sin mucha diferencia 
Al frente de las bibliotecas estatales, Luis Núñez no se ha quedado muy atrás de Simitrio Quezada. La diferencia es que mientras el segundo cacaraqueaba cada visita y cada gestión que hacía, el primero ha sido más discreto, pero ya ha ido enriqueciendo los acervos bibliotecarios.