×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Memoria viva

José Manuel Enciso González, artista nato

Manuel González Ramírez
~
22 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La foto del recuerdo (el artista al centro).
Cortesía / La foto del recuerdo (el artista al centro).

José Manuel Enciso González nació del matrimonio de dos Agustines: Agustín Enciso y Agustina González, un 17 de febrero de 1919 en la Ciudad de Zacatecas. Estudió la primaria en la escuela Ignacio Zaragoza.

Su padre que era comerciante sufrió una pérdida en sus negocios en pleno movimiento cristero y tras la gran depresión económica de EE. UU, así que regresó con su familia a Villanueva, Zacatecas lugar de origen de la pareja.

En las vacaciones José Manuel ayudaba a su papá en el comercio de abarrotes y llegado el tiempo de lluvias, este lo mandaba a que conociera y trabajara en las labores del campo. Desde muy pequeño manifestó su inclinación a las artes plásticas, siempre dibujaba sobre el mostrador en el papel de envoltura (con bolitas de azafrán obtenía el color amarillo).

Miles de dibujos en este papel de trabajo eran rayoneados, motivo por el cual a veces era reprendido.

Agustín Enciso murió en el año 1937 dejando en orfandad a su numerosa familia. Anteriormente trabajaba en un establecimiento en el ramo de la ropa, pero dejó este trabajo ya que el salario era insuficiente para el sostenimiento de su familia.

Se dedicó entonces a la venta de gasolina (1937) con elementos muy rudimentarios y con bajas ganancias sostuvo a la familia. Por ese entonces unos artistas de Michoacán se encontraban pintando el interior de la parroquia, de la que era párroco el señor Antonio M. Aguilar, familiar del actor y cantante Antonio Aguilar quien era originario del pueblo y con quien además José Manuel convivió y tuvo amistad desde la infancia. 

Viendo el cura las aptitudes que José Manuel tenía para dibujar, le encomienda un telón para el salón de actos de la iglesia. José Manuel nunca había tomado un pincel ni colores pero decidió hacer el trabajo, para ello, le facilitan pinceles y colores en cazuelas de barro.

El motivo que plasmó en la tela fue un San Juan Bosco con una fila de niños y jóvenes ingresando al templo. Su éxito fue tal que se ganó la admiración de todos los parroquianos. Este, su primer trabajo, lamentablemente se destruyó debido a que los colores eran a base de brea que para la tela resultaban inadecuados.

El Señor Cura ofreció mandarlo a estudiar a la Academia de San Carlos en la Ciudad de México, hecho que se frustró debido al reciente fallecimiento de su padre, al igual que su anhelo de ingresar al Heroico Colegio Militar.

José Manuel no dejaba de participar en algunos eventos como grupos de teatro, poesía y canto. De pequeño también fue aficionado a la tauromaquia, formando cuadrilla con el después ganadero Salvador Santoyo, con Rafael Rivera, Antonio y Chavelo García, todos ellos ya fallecidos.

El 28 de Diciembre de 1939 José Manuel fue herido de bala con una pistola calibre 44 por otro joven, producto de una imprudencia. El proyectil le atravesó las dos piernas, en aquel tiempo no había un médico en todo el pueblo de Villanueva. Era muy necesaria una radiografía y una intervención quirúrgica, así que el señor Aguilar facilitó su carro para trasladarlo a la Capital para su inmediata atención médica, que recibió del doctor también llamado Antonio Aguilar. Pronto sanó y se quedó en su ciudad natal para trabajar en el ramo de la ropa (1940).

El 29 de octubre de 1949 contrajo nupcias con la Señorita Rosaura Muñoz García, con quien procreó trece hijos, cuatro hombres y nueve mujeres.

Siendo Gobernador el licenciado José Minero Roque (1955), Enciso reúne a varios aficionados a que por primera vez muestra una exposición, algunos amigos lo secundan en la iniciativa, se instalan en el salón del casino de Zacatecas, frente al mercado principal, exactamente donde hoy se encuentra el Hotel Santa Rita.

Federico Sescosse de inmediato apoyó esta iniciativa, ya montada, Federico y José Manuel fueron a invitar al gobernador para que hiciera la inauguración de costumbre.

Ahí se ofreció que en lo siguiente se traerían maestros de la Ciudad de México a impartir clase de pintura. En el local de la tienda La Cadena se abrieron las inscripciones con José Manuel lo cual representó el inicio de lo que después sería el Instituto Zacatecano de Bellas Artes. Al poco tiempo empezó el funcionamiento de la escuela, que llegó a cubrir todas las ramas del arte.

Cuando era Presidente Municipal el señor José López Cortes, convocó a los acuarelistas a nivel nacional a un concurso, para dar a conocer las bellezas arquitectónicas y típicas de esta ciudad; concurrieron acuarelistas de algunos estados del país y se trajo un jurado de la Ciudad de México encabezado por el prestigiado acuarelista Joaquín Martínez Navarrete, Enciso fue acreedor al primer lugar.

Cronista de Zacatecas*