×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Un día en la base de bomberos

Ángel Martínez
~
22 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Siempre están alertas para salir cuando se les necesita.
Ángel Martínez / Siempre están alertas para salir cuando se les necesita.
1
Ángel Martínez / 1
2
Ángel Martínez / 2
3
Ángel Martínez / 3
4
Ángel Martínez / 4

FRESNILLO.- Este 22 de agosto se festeja el Día del Bombero en México, en cada país la fecha de celebración varía, y surge luego de que se creó en 1873, en Veracruz el primer cuerpo de bomberos.

Mientras que en 1922 se expidió el reglamento del Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal y en 1951 se le otorga el carácter de Heroico Cuerpo de Bomberos por decreto presidencial. 

Durante este día se celebra también a los bomberos de la industria petrolera (PEMEX), conocidos como contraincendios.

Por este festejo visitamos a los elementos del Departamento de Protección Civil y Bomberos de El Mineral, específicamente a los ángeles anónimos de la tercera sección.

En un día rutinario los oficiales de esta corporación se forman en la base central quince minutos antes de las 8 de la mañana, para que la sección de uniformados salientes entreguen guardia y se retiren a descansar.

El grupo de rescatistas, en este caso los de la tercera sección, reciben la guardia y las novedades pendientes para iniciar actividades y ponerse a la orden de la ciudadanía que así lo requiera.

Pasadas las 8 de la mañana rompen formación y los bomberos de la sección tercera, revisan las condiciones de los vehículos de emergencia que están en funcionamiento, pues la prioridad es que estén en óptimas condiciones mecánicas y de limpieza pues saben que sería grave si fallan en una urgencia.

En ocasiones los tragahumos, como muchas personas los conocen, entran en desesperación al no tener las refacciones necesarias o el equipo, y debido a ello, recurren a inventos improvisados.

Después de revisar el estatus de los vehículos, disponen de un oficial para que se haga cargo de la torre de radiocomunicación, como ellos le dicen, la guardia, para que se encargue de recibir todos los reportes mientras que otro uniformado tendrá que hacerse cargo de la cocina.

Poco después de las 9 de la mañana, el bombero cocinero tendrá que preparar el desayuno para los compañeros de la sección, pues tienen bien presente que un rescatista sin comer y deshidratado no podrá desempeñarse con fuerzas en las contingencias que se presenten.

Esta vez toca desayunar huevo revuelto y frijoles refritos, acompañados de chiles en vinagre y café.

Luego de desayunar y echar cotorreo entre ellos, los apagafuegos inician con actividades de limpieza del edificio, de la ambulancia y el carro bomba, mientras que otros revisan el equipo para luego acomodarlo; saben que en cualquier momento se ocupará, sea el reporte de emergencia que sea.

Más tarde, como ellos dicen, ya se llegó la hora de la “botana”, los uniformados inician con la cooperación para comprar comida, esta vez comerán carne asada, sin que se trate de un día festivo o alguna fiesta.

Después de unas dos horas de trabajo, los bomberos tienen oportunidad de matar el tiempo en la sala viendo una buena programación en la televisión, ruegan a Dios que la ciudadanía no los necesite, pues eso significaría que hay personas en peligro.

El tiempo no perdona y las horas transcurren con normalidad y sin problema alguno, ya cayó la noche y la guardia nocturna ha estado tranquila, se les nota el aburrimiento en el rostro a varios bomberos, pero prefieren eso a salir a exceso de velocidad a una contingencia, pues las posibilidades de no regresar con bien siempre son altas, como dicen ellos, el diablo nunca duerme.

Ala hora de la cena, hoy nadie cocinará, porque hablaron de una panadería para avisarles de una donación de pan; un par de bomberos acude por esta bendición que acompañarán con un café caliente.

El reloj ya marca las 11:30 de la noche, sino hay pendientes, es hora de trasladarse al dormitorio para dormir un poco y estar bien descansados para tener fuerza al momento de que la alarma suene avisando de una emergencia.