×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Sabiduría y amor en el festejo de los abuelos

Norma De Luna
~
28 de Agosto del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




María Socorro y Bernabé Cordero cumplirán 60 años de casados con más de 90 descendientes.
Flor Castañeda / María Socorro y Bernabé Cordero cumplirán 60 años de casados con más de 90 descendientes.

ZACATECAS.- Un abuelo, siempre está dispuesto a escuchar, aconsejar y compartir toda su sabiduría tanto con los hijos como con nietos; desde 1983 se designó el 28 de agosto para honrar a los abuelos en México y hasta la fecha se les festeja y reconoce la gran labor que han hecho en las familias.

María Socorro Rojas y Bernabé Cordero Luna de 75 y 86 años, respectivamente, platicaron para Imagen sobre cómo han vivido este proceso de ser padres a abuelos y las enormes alegrías que esto les ha dejado. 

Están a muy poco de celebrar su 60 aniversario como esposos y compartieron que no ha sido nada fácil, pero, sin duda la familia los alienta a continuar. 

Con 17 y 28 años tuvieron a su primer hijo, Mario y, tiempo después llegaron Jaime, Ana María, José Luis, Sofía, Javier, Verónica, Alicia y Miguel, quienes se encargaron de dar enormes frutos a esta gran familia.

“Aunque uno siempre dice que no tiene favoritos, es difícil porque siempre el primero es especial, hay más afecto”, comento doña Socorro.

Cuando supieron que tendrían un nieto fue muy grande su emoción y pensaban en ayudar siempre a los papás y brindarles siempre lo mejor.

Don Bernabé trabajo muchos años para El Ferrocarril, no tenía mucho tiempo de convivir con los nietos, pero el tiempo que tenía libre lo disfrutaba:

 “jamás los he regañado, no me gusta ser así, sino dejarles un buen ejemplo y recuerdo, como mi abuelo lo hizo conmigo”, dijo el señor. Y así ellos de grandes recordarán a ese gran hombre.

Por otro lado, doña María preparaba palomitas y por la tarde salía a venderlas al centro o a la feria, según la ocasión, pues con tanto niño, se las ingeniaban para ayudarles a todos.

Aseguran que a todos los hijos les han ayudado a cuidar a los nietos, más que nada de niños, ya les enseñaban labores del hogar e incluso algunos juegos, pero que ahora ya no pueden hacerlo más con los nietos más pequeños, pues ni su edad ni la tecnología se los permiten.

Esta pareja de señores vive una vida tranquila y feliz, pues sus hijos se organizan para pasear con ellos, cada viernes van a su casa a tomar el café, los fines de semana los llevan a comer y en fechas especiales como sus cumpleaños los festejan a lo grande. 

“Es un orgullo muy grande ver a los hijos realizados, la mayoría tiene su carrera, su familia y siguen y cuando vienen a vernos es una alegría muy grande, porque me gusta verlos a todos juntos, que todos se quieren” dijo doña Socorro. 

Una familia con una descendencia de más de 90 personas y que sigan unidas no es muy sencillo hoy en día, por ello, es tan especial la de doña Socorro y don Bernabé, quienes aseguran que la formula para lograrlo es una buena educación, desde niños crecer con ellos y enseñarles buenas cosas. 

Don Bernabé tarareó una melodía que le cantaba su abuelo y dijo:

“yo espero que mis nietos me recuerden como yo tengo presente a mis abuelos.”