×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Policía de Chicago a juicio por la muerte de un adolescente negro

AFP
~
05 de Septiembre del 2018 17:22 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Manifestantes protestan por el tiroteo de Laquan McDonald en Chicago en noviembre de 2015.
AFP / Manifestantes protestan por el tiroteo de Laquan McDonald en Chicago en noviembre de 2015.

CIUDAD DE MÉXICO.- El juicio a un policía blanco de Chicago por el tiroteo fatal de un adolescente negro comenzó el miércoles con protestas de los manifestantes, quienes acusaron a las autoridades de "encubrimiento", en un caso que ha llevado tensión a la tercera ciudad más grande de Estados Unidos.

El oficial de policía Jason Van Dyke enfrenta cargos de asesinato por disparar 16 veces a Laquan McDonald, de 17 años, en un enfrentamiento en octubre de 2014.

El incidente, capturado en un video policial, ha puesto patas para arriba a la opinión pública de la ciudad con amenazas de violencia en las calles si el oficial es absuelto y consecuencias políticas para el jefe de policía y el fiscal principal.

Afuera del palacio de justicia, decenas de manifestantes condenaron los disparos de la policía, exigieron rendición de cuentas y corearon: "Dieciséis disparos y un encubrimiento".

"Estamos aquí para que nos expliquen qué es lo que van a hacer. Estamos cansados ​​de que pongan excusas para las personas que matan a seres humanos", dijo Mary Johnson, de 85 años, a la AFP.

"El mensaje es que tenemos que dejar de encubrir lo que los oficiales están haciendo mal", agregó Charles Edward Perry, un padre de seis hijos de 52 años.

El alcalde Rahm Emanuel, alguna vez estrella del partido Demócrata, anunció el martes que no buscaría la reelección, luego de incesantes llamados a dimitir, en medio de acusaciones de encubrimiento.

El video policial del tiroteo, filmado a distancia y sin audio, fue inicialmente ocultado al público durante un año, hasta que un juez obligó su liberación. Ese día fue acusado Van Dyke.

El video muestra a Van Dyke disparando al adolescente que empuñaba un cuchillo y parecía haberse alejado de los oficiales. El policía continúa disparando después de que el adolescente se desploma en el suelo y ninguno de los otros oficiales en el lugar aparecen usando sus armas.

"Nunca habría disparado mi arma si no hubiera pensado que mi vida o la de otro ciudadano estaban en peligro", dijo Van Dyke al Chicago Tribune en una entrevista la semana pasada.

En junio de 2017, un fiscal de Chicago acusó a tres policías de encubrir la verdad sobre el tiroteo.

La familia de McDonald's pidió una "paz completa" en una conferencia de prensa el martes.

"No queremos ningún tipo de violencia antes, durante o después del veredicto en este juicio", dijo el tío abuelo del adolescente, Martin Hunter, en la rueda.

Un contingente de alrededor de 20 familiares se reunieron en la corte para el primer día de los procedimientos legales, junto con muchos de los afines a Van Dyke.

"Laquan McDonald fue la víctima y estamos aquí porque no puede hablar", dijo a periodistas el portavoz de la familia, Marvin Hunter. "Jason Van Dyke no le dio su día en la corte. Actuó como juez, jurado y verdugo", acotó.

El juez del caso Vincent Gaughan instruyó a un grupo inicial de 200 jurados potenciales, quienes llenaron la sala del tribunal y recibieron cuestionarios para completar. Deberán regresar la próxima semana ya que el grupo debe reducirse a un jurado de 12.

Gaughan leyó los 23 cargos contra Van Dyke. Se enfrenta a seis cargos de asesinato en primer grado, uno por mala conducta oficial y 16 cargos de ataque agravado con arma de fuego, uno por cada bala que impactó a McDonald.

Ja'Mal Green, miembro del movimiento activista "Black Lives Matter" (La vida de los negros importa) y candidato a la alcaldía de la ciudad, dijo a la AFP que la decisión de Emanuel no calmaría a los ciudadanos enfurecidos.

"Estamos en una situación en la que queremos una condena", dijo, y pronosticó que si Van Dyke fuera absuelto, "vería a miles de personas salir a la calle".

Alrededor de mil personas mueren cada año por las balas de la policía de los Estados Unidos, pero sólo 93 oficiales han sido acusados ​​desde 2005, según Philip Stinson, un criminólogo de Bowling Green State University.

"Y solo un tercio de ellos fueron condenados", agregó el tío del joven baleado a la radio local NPR.