×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Ejército de paz
Jaime Santoyo Castro
~
10 de Septiembre del 2018 14:40 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Llama mi atención, una expresión del presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador, quien en reunión con los diputados de Morena manifestó que en su administración, el Ejército dejará de ser un instrumento de guerra y represión y se convertirá en Ejército de Paz.

Dijo que no se puede prescindir de las fuerzas armadas en el combate al crimen, debido a que las Policías Federal, Estatales y Municipales no están en condiciones de asumir esa actividad, y agregó que se hará todo un plan para regular el uso de la fuerza; una reconversión a través de los “ejércitos de paz” para el respeto a los derechos humanos.

¿Cómo pueden las fuerzas armadas defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación, además de garantizar la seguridad interior, si no es a través de enfrentamientos con quienes amenacen transgredir nuestra soberanía, nuestra independencia o la seguridad interior? ¿Cómo podremos regular el uso de la fuerza de nuestras fuerzas armadas si no sabemos la dimensión de la fuerza que usarán quienes quebrantan la ley? ¿Nos ataremos de manos? No me imagino al Ejército o a la Marina Armada de México conteniendo una amenaza de invasión como promotores de la paz, que evidentemente es función de la diplomacia.

La paz no se logra sólo con buenas intenciones. La seguridad nacional estará garantizada en la medida en que nuestras fuerzas armadas estén capacitadas y equipadas para hacer frente y superar a quien amenace con quebrantar nuestra independencia y soberanía. Un ejército débil o impreparado  no podría cumplir con ésta misión.

El concepto de militares da idea de guerra, pero después de la Revolución, y desde que se conformó institucionalmente el Ejército Mexicano, nuestras fuerzas armadas no han participado en ninguna guerra, excepto aquella intervención del Escuadrón 201 en la segunda guerra mundial.

Evidentemente es mejor promover la paz que la guerra. Eso no tiene discusión, y refiriéndonos a la paz interior,  es claro que desde hace algunos años se encuentra gravemente quebrantada, y han sido el Ejército y la Marina quienes han luchado, sin ser su función, porque no hay policía capaz de reprimir ni detener el avance de la criminalidad, y si el plan de AMLO para recuperar la tranquilidad  es convertir a nuestras Fuerzas Armadas en ejércitos de paz, y en custodios de los derechos humanos, valdría la pena saber cómo se le va a hacer.

No me cabe duda que una gran preocupación del presidente AMLO es recuperar la paz y tranquilidad interior, pero no podrá hacerlo sólo; tendrá que convocar a todos los mexicanos a colaborar en ésta tarea, que se antoja titánica.

¡Todos los mexicanos le deseamos éxito!