×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Consultar para gobernar

José Luis Guardado Tiscareño
~
13 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Dentro de los sistemas de gobierno democráticos se reconoce como indispensable la toma de opiniones de la ciudadanía, ya sea por medio de la representatividad o de la participación, en el caso particular de la sociedad mexicana, la configuración gubernamental, así como la escasa participación ha ocasionado que la representación ciudadana que ostenta los legisladores sea prácticamente la única forma por la que una sociedad se vuelva parte de las decisiones y acciones que se toman por parte del gobierno.

Sin embargo, las democracias modernas se han transformado y han ido pasando de sistemas de gobierno verticales y autoritarios a sistemas horizontales y por ende más incluyentes, esto a través de modelos de gobernanza donde el gobierno requiere de la participación activa de los diferentes sectores sociales para la construcción e implementación de políticas públicas más efectivas. Para ello la participación ciudadana, la corresponsabilidad social, así como el acceso a la información y la transparencia se vuelven parte fundamental de una nueva forma de gobernar. 

El proceso de consulta sobre las decisiones del gobierno entre la población sin dudad es un tema complejo que requiere del análisis y debate necesario para poder garantizar las debidas y correctas tomas de decisiones que podrán afectar o beneficiar a toda una sociedad. Hay posturas que ven esta posibilidad como un esfuerzo inútil en detrimento de los diferentes órganos y niveles de gobierno que son electos para que tomen de manera eficiente dichas decisiones, pero también existen posturas que defienden estos ejercicios como el medio para la construcción de consensos entre la sociedad y el gobierno. 

En el caso particular de nuestro país, hemos sido testigos de como algunas reformas constitucionales impulsadas por el actual gobierno federal han carecido de legitimidad y aceptación precisamente por que no consideraron la opinión de los sectores involucrados, generando con ello una resistencia que hoy llevan a que el nuevo y próximo gobierno busque echar para atrás algunas de esas reformas sin mayor problema. 

En este contexto el nuevo gobierno federal, próximo a asumir sus funciones ha impulsado una serie de consultas sociales para conocer la opinión de la población sobre temas de seguridad y combate a la delincuencia, el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el desarrollo económico y la educación, con el fin de poder impulsar una serie de cambios y nuevas reformas en dichos temas. 

Si bien el espíritu de dichas iniciativas es buena, pues rescata la intención de motivar la participación social y tomar en cuenta su opinión para generar los acuerdos y consensos necesarios para la toma de decisiones que sin duda influyen de una manera u otra en todos los mexicanos, es cierto también que nos encontramos ante el reto de hacer de este ejercicio democrático, una acción cotidiana, informada, representativa y responsable que permita transformar para bien la vida política de nuestro país y nos aleje de posibles simulaciones de decisiones unilaterales. 

Así pues, por lo pronto, se abre una oportunidad inmejorable para que la sociedad participe y se vuelva parte activa en la toma de decisiones, así como para el nuevo gobierno de emprender acciones que consideren de manera real y efectiva la opinión de la ciudadanía en pro de la consolidación democrática de nuestro país.

*joshguardado@gamial.com