×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Cody Wilson, el hombre detrás de las armas 3D

Excélsior
~
16 de Septiembre del 2018 10:32 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La revista Wired identificó a este diseñador de armamento como una de las 15 personas más peligrosas en el mundo
Excelsior / La revista Wired identificó a este diseñador de armamento como una de las 15 personas más peligrosas en el mundo

SAN DIEGO.- En un descuido momentáneo, el primero de agosto pasado miles de personas en el mundo descargaron en sus computadoras modelos de armas de plástico capaces de quitar la vida, sin que ninguna autoridad pueda rastrearlas, ni a las personas que pudieran dispararlas.

Pero aún en el descuido del primero de agosto, esas miles de personas descargaron el modelo de arma de plástico R15, que es igual al fusil de asalto más empleado en matanzas en escuelas, centros comerciales y otros puntos de reunión en Estados Unidos.

Y todavía peor, a quienes descargaron o “bajaron” esos modelos en sus computadoras, las autoridades no los pueden rastrear y ellos sí pueden compartir los prototipos con otras personas.

Es decir, en un descuido de un momento hubo una proliferación de fusiles de asalto R15 en versión de plástico, pero igualmente peligrosas que si fueran de metal.

 

Nadie sabe ni quién tiene el modelo en su computadora ni a quién se lo podría compartir, y esto es del arma más empleada para matanzas.

¿Cómo ocurrió este descuido?

Cody Wilson, el diseñador de las armas 3D o imprimibles en tercera dimensión, un residente de Austin, Texas, trata desde inicios de la década de tener disponibles en internet modelos de armas de plástico firme, similares a las de fuego, que, simplemente, pueden descargarse en computadoras personales y de ahí enviarlas a impresoras con capacidad de imprimir en tercera dimensión.

Si una persona que tiene ese tipo de impresora logra descargar un modelo, ésta ya no produce una imagen sobre una hoja plana de papel, sino que elabora o reproduce, en un tipo de plástico rígido, un modelo de arma con características un poco inferiores, si se le compara con el arma de fuego, pero igualmente mortal que la versión disponible en armerías.

El arma de plástico rígido tiene suficiente consistencia para disparar de la misma forma que un arma de metal convencional.

 Wilson vio que sus diseños podrían dejarle enormes ganancias económicas y optó por argumentar que su intención es hacer llegar armas a quienes las necesitan para defenderse, por lo que estableció su empresa, Defense Distributed, o la defensa suministrable, desde Texas.

 

Durante los años de gobierno del expresidente Barack Obama, el Departamento de Justicia consiguió impedir que Wilson pusiera a disposición del público, de cualquier público, los modelos descargables de armas imprimibles.

Para 2012, la revista Wired identificó a Wilson como una de las 15 personas más peligrosas en el mundo.

La advertencia ya había rebasado los linderos de Estados Unidos y al ser un riesgo en la red mundial de internet se le reconocía como  una amenaza global.

Cualquier cliente en Siria, Corea del Norte, Irán, por mencionar algunos países, podría descargar en computadoras por un simple pago, modelos de armas mortales irrastreables.

Pero durante la administración del presidente Donald Trump, Wilson y su empresa han cambiado la estrategia judicial; al principio de este gobierno, su argumento era que defendía la primera y la segunda enmiendas constitucionales.

Según Wilson, defiende la segunda enmienda porque garantiza la libertad de portar armas, pero fue muy complicado porque la ley se refiere a las armas de fuego para la defensa patria, aunque ha derivado en defensa personal. Las 3D no son de fuego, y la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) no defiende las 3D porque sería una competencia enorme para las armerías.

Así que Wilson se centró en la primera enmienda, la libertad de expresión e información. Cree que las personas tienen el derecho a descargar modelos de armas 3D como una forma de informarse.

En ese debate en tribunales, Wilson aprovechó un momento en que quedó sin efecto la prohibición de las cortes, el primero de agosto, y se benefició de ese descuido para que miles de personas descargaran en sus computadoras copias del modelo 3D del fusil de asalto R15.

Esa descarga múltiple permitió a las autoridades confirmar la atención mundial que tienen quienes quieren descargar ese tipo de armamento, pero también confirmó a Wilson el interés del mercado por los productos de su empresa en Texas.

Hasta el cierre de esta edición, ninguna autoridad atribuía a las armas 3D algún atentado.