×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Destreza, paciencia y pasión en el oficio de relojero

Carlos Montoya
~
17 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Realiza cada trabajo con extremo cuidado.
Carlos Montoya / Realiza cada trabajo con extremo cuidado.

ZACATECAS.- Uno de los oficios que se resiste a desaparecer ante el paso del tiempo y los avances tecnológicos, es el de relojero y en esta ciudad son pocos quienes realizan está actividad que requiere de paciencia, destreza y pasión.

Uno de ellos es José Alfredo Estrada, quien desde hace 25 años se dedica a reparar todo tipo de relojes gracias los conocimientos que le enseñó su padre, que lleva el mismo nombre, quien también fue un distinguido relojero.

José, tiene su local en el pasaje comercial Multicosas frente al Jardín Independencia del Centro Histórico, donde acude de lunes a sábado para dar solución a decenas de personas que acuden a él para que los ayude con los problemas que tienen sus relojes.

Anteriormente, tenía una pequeña cabina con una silla para sentarse en el interior y se pasaba los días enteros arreglando estos accesorios para hombre y mujer, sin embargo desde hace algunos meses se mudó a un local con más espacio donde ofrece el servicio con un horario de 10 de la mañana a 8 de la noche.

Su negocio se llama Relojería Estrada y brinda el servicio de mantenimiento, reparación e instalación de pilas, correas y otros aditamentos para todos los relojes incluyendo los digitales, de bolsillo, manecillas y de pulso.

Dijo que estos últimos hay que tratarlos con un cuidado especial a diferencia de los otros, ya que con cualquier caída corren el riesgo de “despibotarse” debido al sistema que los hace funcionar.

Es una actividad que aparte de ser su fuente de trabajo, se convirtió en su pasión y en su estilo de vida del que difícilmente quiere desprenderse y está dispuesto a seguir haciendo hasta que sus fuerzas se lo permitan.

José Alfredo Estrada, es un experimentado relojero hecho en Zacatecas, muy hábil con sus manos que pueden maniobrar con piezas tan pequeñas y difíciles de instalar, por lo que se ha ganado el respeto de sus clientes quienes acuden a él cuando ocupan mantenimiento de sus relojes, muchos de ellos con un significado especial.