×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

¿Bancarrota? y Punto Final

Pablo Torres Corpus
~
19 de Septiembre del 2018 15:22 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En su gira de agradecimiento el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador sacudió a la opinión pública al declarar qué: “El país lleva 30 años en bancarrota, desde que se está aplicando la política neoliberal”.

Muchos de los seguidores del futuro presidente han repetido con énfasis el dicho de AMLO, aunque la frase puede ser concisa y pegadora, no es para nada precisa ni real.

En términos estrictos, la bancarrota de una entidad o persona ocurre cuando no se pueden pagar las deudas en el corto, mediano y/o largo plazo, porque lo que poseen (activos) son inferiores a lo que se debe.

Cierto que México tiene una deuda pública de 10.5 billones de pesos, suena impresionante, pero si la comparamos con el tamaño de nuestra economía (que es como se miden las deudas), encontramos que está dentro de los límites recomendados por todos los organismos financieros públicos y privados.

Incluso México fue el único país del G20 en reducir su deuda en los últimos tres años y el único que tiene como “estable” su calificación de deuda.

La actual administración cierra como la que más empleos ha generado y registrado ante el IMSS con 3.77 millones; hoy el Seguro Social tiene más de 20 millones de afiliados y de estos, menos del 1% gana el salario mínimo.

La inflación promedio anual del actual gobierno es la más baja desde que se empezó a medir en 1970.

Las reformas estructurales han permitido dejar de depender del petróleo como fuente preponderante del financiamiento público; en 2012, 39 de cada 100 pesos que el gobierno recaudaba por impuestos provenían del petróleo, hoy son sólo 17 de cada 100.

Las reservas del Banco de México ascienden a 173.5 mil millones de dólares, las más altas de la historia.

Cuando los países están en bancarrota nadie les presta y aunque no se requiere, México tiene abierta una línea de crédito flexible por 88 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional.

La tasa de desempleo una de las más bajas a nivel mundial apenas 3.4% de la población económicamente activa que busca empleo.

 

Punto Final

Claro que hay problemas y retos económicos, pero no hay crisis y mucho menos bancarrota, será tarea del nuevo presidente mejorar estas cifras y generar confianza para mayor inversión en este país.