×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Una crisis de Estado

José de Jesús Vela Cordero
~
20 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El pasado 18 de septiembre se cumplió la primera década de la última gran crisis económica de impacto global, el asunto no fue menor ya que evidencio la crisis sistémica del Estado, las élites políticas y el desbordamiento depredador del capital. 

La mañana del 18 de septiembre de 2018,  la Reserva del Federal de Estados Unidos detecto hasta casi medio día una considerable disminución de las cuentas del mercado monetario estadounidense, transacciones por más de 500 cincuenta mil  millones de dólares retirados en menos de dos horas,  esto anunciaba una marea incontenible que trastocaría la estabilidad de los mercados y las económicas del orbe. 

La frase que engloba la magnitud de la crisis la expreso el Secretario del Tesoro del Estados Unidos, cuando gestionaba ante el Congreso la inyección de 700 mil millones de dólares “si no hacemos esto hoy el lunes no habrá economía”.

La causa fue la quiebra del mayor banco de inversión Lehman Brohters, este suceso estuvo a punto de derrumbar el sistema capitalista mundial y el sistema político “democrático” de occidente. A partir de 2008, se ha producido una gran cantidad de bibliografía especializada en el tema para explicar las causas dela primera gran recesión del siglo 21. Esto indica que falló la ciencia económica, la ingeniería económica y la gestión económica. 

Las causas de este desastre económico han sido diversas y  las explicaciones aun no terminan, sin embargo han coincidido  en  varios temas: la especulación desmedida, la trasformación del capitalismo y la economía, la ausencia del Estado regulando al capital, los conflictos globales, y la desigualdad. 

Los estados y el mundo económico frente a la crisis, no encontraron otra fórmula para enfrentarla que la vuelta  a la experiencia del siglo 20. La fórmula fue una vez más el keynesianismo, la intervención del Estado, la regulación y lo que se denominó una especie de capitalismo de Estado (si a la libertad económica, si al capitalismo pero bajo la supervisión del Estado), la mano invisible del capital había fallado (no se auto regulo y controló así mismo). 

Una de las hipótesis más debatidas por encima de los contextos económicos, fue la ausencia del Estado para regular la economía y sus operadores, la emergencia de una clase política extractiva que participaba en el economía como empresarios, desde su posición política y gubernamental lo que vulneraba la naturaleza de la dinámica económica y rompía la precaria  igualdad y competencia en los ciclos económicos. Otra de las razones fue la desmedida corrupción y especulación en momentos de transición de la sociedad que evoluciona de manera rápida.   

Nota. Las consecuencias de la crisis del 2008, para lo expertos  a la fecha son: la crisis de la representación, la aparición de nuevas formaciones políticas radicales tanto de izquierda como derecha, el resurgir del populismo y el autoritarismo, la multiplicación de los movimientos nacionalistas, las guerras comerciales, el surgimiento de nuevos bloques en la economía y la política, la legitimación de los movimientos y actores antisistema. Es suma estamos entrando a la crisis del Estado y sus élites políticas.