×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Hombre acusado de asfixiar y violar a mujer no irá a la cárcel

Excélsior
~
24 de Septiembre del 2018 11:14 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El agresor de 34 años atacó a la mujer luego de que ofreciera llevarla a casa; el fiscal anuló los cargos
Excelsior / El agresor de 34 años atacó a la mujer luego de que ofreciera llevarla a casa; el fiscal anuló los cargos

CIUDAD DE MÉXICO.- Recientemente se dio a conocer que Justin Schneider, un hombre acusado de secuestrar, asfixiar y abusar sexualmente de una mujer en Alaska, Estados Unidos en agosto de 2017, alcanzó un acuerdo con las autoridades judiciales del país norteamericano para no ir a la cárcel.

De acuerdo con información de Washington Post, el agresor de 34 años, arregló un pacto y se reconoció culpable del delito por el que enfrentaba una condena de entre 5 y 99 años de cárcel.

Según reconstruye el canal KTVA, la víctima se encontraba en una gasolinera cuando el hombre se ofreció a llevarla hasta su hogar.

A mitad del camino, el criminal se desvió y la amenazó. Al llegar a un prado, la atacó sexualmente y la asfixió hasta que perdió el conocimiento.

"Ella dijo que no podía luchar contra él, que era demasiado pesado y la había asfixiado, pensó que iba a morir", afirmó el detective Brett Sarber.  

Cuando volvió en sí, el agresor le aseguró que no iba a matarla pero que necesitaba que ella creyera que si para poder satisfacerse sexualmente.

Al comienzo del juicio, el hombre recibió dos años de cárcel, pero como ya cumplió un año bajo arresto domiciliario con buen comportamiento, un fiscal determinó que no deberá ir a ningún centro de reclusión.

Su único 'castigo' será permanecer vigilado con una tobillera electrónica y participar en un tratamiento para rehabilitarse. 

Durante el juicio Schneider expresó su agradecimiento a la corte: 

"Me gustaría enfatizar cuán agradecido estoy por este proceso". 

Según publicó Alaska Star, los fiscales hicieron el pacto porque creen que el acusado es un buen candidato para someterse a un programa de rehabilitación de conducta.

"Esa es la razón por la que hice el trato, porque tengo expectativas razonables de que no sucederá otra vez", dijo el funcionario judicial de la ciudad de Anchorage, Andrew Grannik.