×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Ruinas cercanas al río Jordán podrían probar el éxodo hebreo en la Biblia

Excélsior
~
27 de Septiembre del 2018 17:07 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Excelsior / "Científicos investigan más sobre un conjunto de ruinas, cerca del río Jordán, para determinar si podrían ser una prueba del Éxodo".
Excelsior / "Científicos investigan más sobre un conjunto de ruinas, cerca del río Jordán, para determinar si podrían ser una prueba del Éxodo".
Excelsior / "Científicos investigan más sobre un conjunto de ruinas, cerca del río Jordán, para determinar si podrían ser una prueba del Éxodo".
Excelsior / "Científicos investigan más sobre un conjunto de ruinas, cerca del río Jordán, para determinar si podrían ser una prueba del Éxodo".

ESTADOS UNIDOS.- Un grupo de científicos investigan más sobre un conjunto de ruinas, cerca del río Jordán, para determinar si podrían ser una prueba del Éxodo, la historia de la salida de los israelitas del antiguo Egipto descrita en la Biblia, que, según se cree, ocurrió hace 3 mil 200 años.

Según cuenta la historia que Moisés liberó a los hebreos de la esclavitud en Egipto y los guió a través de la península del Sinaí, después de lo cual cruzaron el río Jordán, llegando a la tierra prometida de Canaán.

Pese a que durante años se han buscado pruebas que den fe de dicho evento no se habían tenido indicios de este hecho.

Para poder constatar el pasaje bíblico, los especialistas han tomado muestras del suelo de este sitio, ubicado en la región de Khirbet el Mastarah para ser analizadas; porque aunque han hallado restos de cerámica, estos no ayudan a datar el lugar, debido a que podrían haber sido dejados ahí en otros tiempos históricos.

Algunos tiestos de la cerámica que fue encontrada corresponden a la edad de Bronce Final II (1400-1200 aC) y de la Edad de Hierro I (1200-1000 aC).

"Mastarah", se deriva de una raíz que significa "ocultar", y el sitio está literalmente oculto

De acuerdo con los expertos, la falta de pruebas sobre el éxodo hebreo no es extraña, ya que al tratarse de grupos nómadas, es lógico que estos no construyan estructuras permanentes. Sin embargo, los vestigios encontrados podrían suponer estructuras usadas para animales, lo cual podría explicar la ausencia de señales de presencia humana al interior de las ruinas.