×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Los divorcios por infidelidad son un mal social, cultural y antropológico

Víctor Castillo
~
14 de Octubre del 2018 15:14 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Sigifredo Noriega Barceló, Obispo de la diócesis de Zacatecas.
Víctor Castillo / Sigifredo Noriega Barceló, Obispo de la diócesis de Zacatecas.

ZACATECAS.- El aumento de divorcios por infidelidad en Zacatecas es un mal que está afectando a la sociedad, problema que tiene sus fundamentos en cuestiones culturales y antropológicas porque las personas ya no desean casarse, mostrando una pérdida de valores y evitar compromisos duraderos.

Sigifredo Noriega Barceló, Obispo de la diócesis de Zacatecas, expresó que la sociedad actual tiene una cultura de vivir al día, privilegiando cuestiones pasajeras, lo que provoca que los matrimonios no tengan la solidez deseada para ser un soporte sólido en todos los aspectos del desarrollo de la comunidad.

“Quisiéramos que esto no sucediera, lo más que podemos hacer es la evangelización, que es nuestra misión, para que haya la solidez de las raíces, si no hay el apoyo de todas las familias y no hay el apoyo en el ambiente cultural, ojalá que podamos contribuir a valores más sólidos que puedan darle consistencia a la relación humana”, agregó.

Noriega Barceló consideró que la cultura actual está afectando el tipo de relaciones humanas, presentando interacciones superficiales, sensoriales que no garantizan la durabilidad requerida para el matrimonio, teniendo como razones principales el cambio de época, en donde se modifican los valores, afectando la manera de pensar y de creer.

El obispo de Zacatecas afirmó que la iglesia católica, además de buscar una medida para frenar este tipo de divorcios, analiza la posibilidad de establecer, en las parroquias, consultorios psicológicos que atiendan a las personas que fueron víctima de este problema para que logren curar las heridas que sufren por este tipo de situaciones.

Herramientas legislativas

Sigifredo Noriega Barceló aseguró que la sociedad zacatecana tiene que avanzar en la transparencia, en la rendición de cuentas, motivo por el cual, las herramientas legislativas que cancelaron los diputados de la legislatura pasada, deben permanecer de la misma manera.

“No se vale camuflar algo que, ya se supone estuvo tratado, y ahora de otra manera, creo que es cuestión de voluntad política por parte de los mismos legisladores y la misma ciudadanía, la ciudadanía tiene que ser el mejor vigilante porque no se busca otro interés más que se use bien el dinero que la misma sociedad importa a través de los impuestos”, dijo.