×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Alerta, mucho cuidado con los vividores

María Auxilio Maldonado Romero
~
16 de Octubre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Desde siglos atrás han existido personas oportunistas.
Imagen / Desde siglos atrás han existido personas oportunistas.

Por desgracia en esta bella ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas, que se enaltece por su plata y cantera rosa, no todos los servidores que ostentan un puesto público se conducen con ética, argumentado que no obtienen un salario suficiente para vivir con dignidad, cayendo en cartera vencida, y por si fuera poca cosa sufren el desprestigio laboral y social, agravando aún más el problema, ya que pueden hasta perder su trabajo.

Lo anterior se expresa ya que el pasado 2 de enero de 1771, los señores jueces oficiales de la Real Hacienda y Caja de esta ciudad, don Francisco Antonio Cuervo y Valdés, tesorero, y don Juan de Aranda, contador interino, manifestaron que el portero de esta Real Caja, don José de Tejeda, se maneja inmoderadamente, ya que varios individuos han puesto la queja que les adeuda y que no les puede pagar, o que se retarda en los pagos provocando perjuicio en los interesados.

Por lo anterior se tomó la decisión de notificar a José de Tejeda, que en caso de no moderar estos y otros modos de proceder que se le han advertido y que se le hacen inmeritorio para la obtención del cargo y empleo de portero, se pasará a deponerle justamente de él, sirviéndole esta notificación como última monición.

Sin embargo José Tejeda, no declara la verdad, ya que al darse por enterado argumenta que el motivo de erogar adeudos con diversos individuos, es que ha crecido su familia, y que su gasto es alto y el sueldo que goza no es suficiente; por lo que aún se halla debiendo $104 pesos, y que para evitar a sus mercedes la molestia de ocursos de sus acreedores, les suplica se dignen otorgarle dicha cantidad como préstamo, cubriéndolo por cuenta del total de su salario.

Aclarando que puede quedarse sin percibir cosa alguna de su sueldo, hasta que no esté cubierta la cantidad del adeudo, pues conoce que esto es solo el defecto de su gran problema.

Don Joaquín Antonio de Longoria, residente en esta ciudad desmiente lo anteriormente dicho por don José de Tejeda, portero de esta Real Caja, ya que argumenta que, por vísperas de noche buena del próximo pasado año, ocurrió a su tienda pública de vinatería, con instancia pidiéndole le diese un barril de aguardiente, que el día cuatro del corriente mes le pagaría el costo que asciende a la cantidad de $ 30 pesos, y a vista de sus persuasivas razones y eficacia con que le persuadió a la segura satisfacción y paga de dichos $ 30 pesos el citado día, condescendió a su pedimento y pretensión, y con efecto le dio en fiado el barril de aguardiente, y habiéndose cumplido el término estipulado, aún sin embargo de repetidas reconvenciones que le ha hecho y poniéndole presente los perjuicios, gastos y atrasos que le ha ocasionado por la demora en la paga de este crédito, no ha podido conseguir su satisfacción y se le están recreciendo diariamente los gastos del avío y moros para su regreso a su vecindad en San Luis Potosí, que había de ser desde el día ocho del corriente, por lo que ocurre a las autoridades competentes para que el citado don José Tejeda, le entregue los dichos $30 pesos, sin hacerle más cargos, como con derecho pudiera, de los perjuicios y gastos que le ha motivado la falta de su correspondencia a su confianza.

AHEZ. Fondo: Real Hacienda. Serie: Oficios Vendibles y Renunciables. Caja: 3. Expediente: 77. Fojas: Año: 1771

Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas*