×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Congreso y Campeonato Nacional Charro 2018

Muestran las escaramuzas de El Edén su pasión por la charrería

Alejandro Castañeda
~
18 de Octubre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Las chicas de la escaramuza El Edén, portaron con orgullo el estandarte de su agrupación.
Miguel Alvarado / Las chicas de la escaramuza El Edén, portaron con orgullo el estandarte de su agrupación.
Las escaramuzas de fresnillo se colocaron en los sitios de calificación.
Miguel Alvarado / Las escaramuzas de fresnillo se colocaron en los sitios de calificación.

GUADALUPE.- Con gran entusiasmo, pasión por la charrería y amor por Fresnillo llegó la escaramuza El Edén al Campeonato Nacional Charro Zacatecas 2018 para demostrar porqué desde hace cuatro años decidió incursionar en los lienzos.

El Monumental Lienzo Charro fue testigo del talento de estas orgullosas escaramuzas fresnillenses, que al lomo de sus caballos y portando un elegante vestido rojo con negro alcanzaron las 288.3 unidades.

Los nervios no podían salir de ellas en los momentos previos al desfile de presentación y su incursión para la demostración de talento en un duelo mano a mano con la escaramuza Soles del Desierto de Chihuahua, que a la postre se llevaría el reconocimiento al acumular 320 puntos.

América, Ilinan, Gabriela, Cecilia, Karina, Diana, Rosalía y Paulina portaron con orgullo el atuendo ranchero de escaramuzas para salir y demostrar porque son parte de la Asociación Mexicana de Charrería.

Con las notas de la Marcha Zacatecas tocadas por la banda dieron el recorrido por el ruedo del lienzo para saludar a los asistentes que como ellas se apasionan por el deporte más mexicano de todos.

En la tribuna, de color rojo como la pasión de las jóvenes, estaban los familiares y amigos que llegaron desde El Mineral para gritarle a Zacatecas y la República el orgullo que les da ser de Fresnillo.

Por las mentes de las chicas pasaban las horas de arduo entrenamiento, donde ni los accidentes menores ni las fuertes caídas que sufrieron las alejaron del sueño de llegar a la fiesta grande.

Tocó turno de la cala de caballo y aunque no fueron las mejores, no rajaron, alzaron la mirada y continuaron con la demostración.

Tomadas de las manos sobre sus elegantes albardas y corceles mostraron la unidad y amistad que hay entre ellas, donde más que amigas son un familia.

El público reconoció su esfuerzo, el porte, la ejecución de las suertes y sobre todo la pasión y el amor que mostraron.