×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Zacatecas sobre huesos, la historia de los panteones

Alejandro Castañeda
~
22 de Octubre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El panteón de Herrera  se fundó en 1893 y fue el primer cementerio en recibir los resto de la población en general.
Miguel Alvarado / El panteón de Herrera se fundó en 1893 y fue el primer cementerio en recibir los resto de la población en general.

ZACATECAS.- Zacatecas está construida sobre las tumbas de los primeros habitantes, afirmó el cronista Bernardo del Hoyo quien habló con Imagen sobre los primeros panteones donde se enterraba a los españoles e indios, en las inmediaciones de los templos y en cementerios que fueron “comidos” por la expansión de la ciudad.

El cronista de Guadalupe ha estudiado la historia de los panteones a través de diversos documentos, dijo que el primer cementerio del que se tiene registro fue donde actualmente es la Catedral.

“La primera parroquia del siglo 16 tenía su atrio, y ahí afuera se enterraba a los españoles, que eran quienes vivían en el centro”, comentó.

Explicó que los barrios de indios eran 5 poblados por tarascos, otomíes, tlaxcaltecas y otros, tenían sus propios usos y costumbres.

“Ellos tenían sus capillas y alrededor o al interior se enterraba a los indios”, aseguró.

Para el siglo 18 la parroquia donde actualmente es Catedral, tenía dos criptas, una perteneciente a Baltazar de Bañuelos, Vicente Saldivar construyó la capilla de Santo Cristo donde se hizo otra cripta.

En estas criptas podían enterrar a todos sus familiares o dentro del templo, mientras que los mineros y oficiales españoles eran sepultados en los atrios.

“En el Convento de la Merced se instaló el primer panteón exprofeso en Zacatecas, ya fuera de los atrios”, precisó.

Fosa Común 
Hay registros de una fosa común en los subterráneos de la sacristía de Catedral donde había un hueco donde se colocaban los restos.

Dentro de sus investigaciones el cronista encontró que documentos de la venta del edificio que hoy es el Palacio de Gobierno colindaba con el camposanto.

“La Plaza de Armas era un camposanto, pero con las Leyes de Reforma se suprimió el atrio y se volvieron a arrojar los restos a una fosa común”, apuntó.

Panteones fuera de la ciudad
El investigador comentó que uno de los primeros panteones fuera de Zacatecas se concretó en Jerez por disposición del Obispado de Guadalajara.

“El obispo pidió que se hicieran los panteones fuera de la ciudad, porque había muchas quejas de que la gente ya no quería ir a misa por los malos olores que provocaban los restos en los atrios”, expresó.

Así nació el Panteón de Dolores en vísperas de 1809, uno de los más antiguos y que actualmente se ha convertido en el primer panteón-museo del estado.

Panteones en las orillas
Bernardo del Hoyo dijo que en las inmediaciones de la Merced surgió un panteón que se volvió icónico, Chepinque donde en 1842 se depositaron los restos de Francisco García Salinas.

“Ahí fue donde se vio el primer monumento funerario con un efigie a Francisco García Salinas y ese folleto esta publicado como homenaje”, aseguró.

Este panteón estaba en las inmediaciones de la Alameda, por lo que las quejas de la población fueron mayores para que salieran los panteones de la ciudad.

Con la disposición de construir panteones fuera de la ciudad, los curas de Zacatecas pidieron recursos para construir uno, y fue el camposanto de Bracho, al norte.

“Todavía hay vestigios de esas ruinas, esta entre el antiguo camino y el nuevo camino hacia Bracho”, precisó.

En 1824 nace el panteón de Bracho y en Fresnillo se hace el de Santa Teresa, ambos por la disposición del obispo.
Con el azote del cólera que afecta a Guadalupe y Zacatecas se crea un panteón al sur de la ciudad, el iniciador es Germán Rocha, que hace el panteón del Refugio.

“Empieza en 1833 hacen una capilla y después lo adquiere el ayuntamiento con las Leyes de Reforma”, puntualizó.

Este camposanto funciona hasta 1893 y se cierra por la falta de espacio para enterrar a más cuerpos, por lo que se creó uno particular, el panteón de La Purísima.

En 1879 se funda este panteón particular para la venta de 74 lotes de 10 por 10 metros.

“Llega 1914 y este panteón comienza a decaer, la gente se empieza a ir a otras ciudades”, comentó.

Para el mismo 1893 se establece el Panteón de Herrera, donde es enterrada la ciudadanía en general.

Fue de esta forma que nacieron los actuales panteones, quizás los más conocidos y donde se entierra a “los ricos y a los pobres”.