×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Andanzas

De consultas y consultados

Ricardo González
~
01 de Noviembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Las mayorías pueden cometer errores.
Imagen / Las mayorías pueden cometer errores.

Al teclear estas líneas suena I told you I was trouble, you know that I’m no good, de la fallecida Amy Winehouse, pareciendo un mantra de lo que se aproxima en el siguiente sexenio.

La consulta “popular” sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) realizada del 25 al 28 de octubre es y probablemente seguirá siendo el tema central de la opinión pública nacional.

Muchos argumentos se han usado por ambos bandos, las redes sociales se han encendido a puntos lejanos de la civilidad. Sirva el presente texto para hacer notar las incongruencias de ambas posturas.

Primero, el NAICM, sus inicios están plagados de excesos y abusos por el entonces gobernador del Estado de México y ahora Presidente de la República, las vejaciones a los derechos humanos y las expropiaciones casi forzadas.

Segundo, las licitaciones estuvieron tan claras como el agua de Xochimilco después de una fuerte tormenta, los nombres legales de las empresas son lo de menos, el hombre detrás de la gran mayoría de ellas es Carlos Slim.

Tercero, los estudios ambientales, aquí un poco de historia: hace aproximadamente 700 años los Mexicas decidieron construir sobre un lago su capital, esa ciudad no ha dejado de crecer desde ese entonces. El “lago” como tal ya no existe, lo que existen son lagunas de regulación como la Nabor Carrillo. 

La mayoría de expertos no ven con buenos ojos el terreno de construcción, aunque la ingeniería mexicana puede con eso y más, nótese los trabajos de rescate contra el hundimiento de la catedral Metropolitana de la ciudad.

Cuarto, la consulta, en la constitución se norman este tipo de mecanismos de la democracia, el gran problema es que esta “consulta” no es hija de ninguna institución, pues la emprende un gobierno ELECTO, que NO es gobierno.

Carece de un marco legal, de un marco metodológico y de un marco institucional que le den una validez a las opiniones emitidas por las y los ciudadanos.

Las fallas se dejaron ver en las redes sociales, las personas que votaron más de una vez y el supuesto llenado de urnas.

Cinco, las elites económicas, leo a los defensores del próximo gobierno que se van a combatir a los poderes económicos, me surge la duda ¿se combaten o se están cambiando por otros nuevos? Hace falta que algo cambie para que todo siga igual, frase de la película El gatopardo.

Seis, me gustaría sobre manera que el siguiente gobierno llevara muchas cuestiones públicas a consulta, pero también recordemos la falta de que “el pueblo” -ese concepto donde agrupamos a más de cien millones de habitantes- tenga la preparación y los conocimiento básicos para un diálogo productivo.

Las mayorías pueden cometer errores.