×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Centro Histórico de la capital, tierra de contrastes

Alejandro Castañeda
~
11 de Noviembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Junto a viviendas de lujo pueden encontrarse casas en ruinas.
Alejandro Castañeda / Junto a viviendas de lujo pueden encontrarse casas en ruinas.

ZACATECAS.- A tan solo unas cuadras de las calles más concurridas por los turistas en el Centro Histórico, existen casas humildes que contrastan con las casonas de cantera, fincas de adobe, de ladrillo y hasta en obra negra que son habitadas en su mayoría por personas de la tercera edad y familias.

En los barrios del Tanquecito y de Barbosa, hay casas estéticamente bellas y están las de los otros vecinos que con techos de lámina pasan los intensos fríos y las lluvias.

Al caminar por las calles de estos barrios a donde no llegan los turistas, y en ocasiones ni las autoridades, viven hasta tres familias en un cuartito de vecindad a las espaldas de la Plazuela de García o en las inmediaciones del Mercado de San Francisco.

En la calle segunda de Buenavista que conduce al Rebote de Barbosa hay varias casas que están en obra negra, bloques  quebrados, cercas de alambre y con puertas a base de colchones viejos de resortes.

Hay casas donde incluso se tienen animales de granja como gallinas y gallos de pelea que son criados por una familia que los ven como un ingreso extra para su economía.

Existen casas humildes que están entre callejones estrechos que compactan dos casas de buen ver, al fondo una pequeña puerta conduce a un hogar.

Las personas que viven en estos hogares prefieren no hablar con los medios por pena, mucho menos permiten fotos al interior de sus hogares.

Dicen que en diversas ocasiones las administraciones municipales les han ofrecido mejoras a sus viviendas, pero solo queda en promesas.

Algunos son vendedores ambulantes en el Centro Histórico, otros con trabajos temporales o  cargadores en la Central de Abastos.

Estas casas no están no están protegidas por ninguna organización, viven al día y las construyen como pueden “porque en algún lugar hay que vivir”.