×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Permuta de templos y conventos en Zacatecas

María Auxilio Maldonado Romero
~
13 de Noviembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Grandes fincas del estado fueron intercambiadas por otros bienes o beneficios.
Cortesía / Grandes fincas del estado fueron intercambiadas por otros bienes o beneficios.
El Centro Histórico de Zacatecas fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1993.
Cortesía / El Centro Histórico de Zacatecas fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1993.

Superior orden del muy ilustre señor Regente Presidente de Guadalajara.

Muy señor mío:
En cumplimiento de la superior orden que me comunicó el excelentísimo señor don Matías de Gálvez, virrey que fue de Nueva España en oficio de 20 de septiembre de 1784 de resultas y con presencia de lo acordado por la Real Junta Superior de Aplicaciones de aquel reino al 22 de junio de 1785, de que pasó a vuestra merced testimonio su excelencia, sobre la aplicación hecha de la iglesia y colegio de esa ciudad, que fue de los regulares extinguidos a los religiosos de Santo Domingo; de la iglesia y convento que estos dejan a los de San Juan de Dios, y del hospital que queda vacante para hospicio de pobres, en que también se recojan las gentes de mal vivir, ocupándolas en el trabajo con las calidades y condiciones que en dicho acuerdo se expresan, ha resuelto esta junta subalterna en auto de 4 de diciembre 1784, de conformidad con lo pedido por el señor fiscal más antiguo de esta real audiencia, que yo ponga a vuestra merced las ordenes correspondientes a fin de que inmediatamente se proceda al otorgamiento de la escritura de permuta por el prelado y religiosos de Santo Domingo, bajo las condiciones con que se aprobó, y son las siguientes:

1ª Que dicha permuta se entienda de solo el casco material del colegio, y del templo, y sacristía con sus altares, retablos y adornos fijos de uno y otro, sin comprender los vasos sagrados, ornamentos, alhajas, ni otros muebles o utensilios, en cuya igual conformidad han de dejar y entregar los religiosos dominicos su convento, iglesia y sacristía.

2ª Que ni ahora ni en adelante han de ensanchar o agrandar la fábrica por ningún pretexto, sin expresa licencia del rey.

3ª Que han de cumplir sin limosna, o dotación alguna las cargas de fundación que se reducen a dos misas cantadas cada año, con solemnidad por los patronos vivos y difuntos en los días de la anunciación y de la concepción de la Santísima Virgen, una misa rezada en dicho día de la anunciación, cada sacerdote conventual y una corona cada lego, también todos los años por dichos patronos vivos y difuntos; una misa rezada al principio de cada mes, por cada sacerdote, y una corona por cada lego, una misa sola rezada a más de las dichas cada semana, y una corona.

4ª Que a más de las cargas de fundación explicadas, cumplirán los religiosos de Santo Domingo por sí, o por medio de otros sacerdotes, cuando ellos no basten, las obras pías de misas y fiestas los días señalados, y con la tasa asignada por el ilustrísimo Señor Obispo, en diez de febrero de ochenta y uno, presentando el superior del convento cada año certificación jurada de ello al señor vicepatrono real de este reino.

5ª Que todas estas condiciones se guardarán sin interpretación, y que ni ahora ni en tiempo alguno pedirán los religiosos dominicos reforma o dispensa de ellas, remitiendo testimonio de la escritura que así se otorgase a esta real junta para su constancia en ella. Y procediendo a la entrega del colegio, templo y sacristía con sus retablos y adornos fijos, recibirá del mismo modo el que dejen dichos religiosos, solemnizándose el acto de posesión para ante el mismo comisionado, con repique de campanas, asistencia de algunos regidores, personas eclesiásticas y seculares condecoradas, y quedando desde luego bajo el real patronato y con nombre de Convento Real de Nuestra Señora de la Concepción del Sagrado Orden de Predicadores”.