×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

Morir en paz

Isabel Orendain
~
16 de Noviembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cerrar ciclos y no dejar 
pendientes nos brindará tranquilidad.
Cortesía / Cerrar ciclos y no dejar pendientes nos brindará tranquilidad.

En esta mes de noviembre por el Día de Muertos quiero reflexionar sobre el tema de la muerte.

En esta vida tan ajetreada tenemos muy poco tiempo para reflexionar y analizar nuestra vida par ver en qué aspectos tenemos que mejorar para ser más felices y hacer más felices a los demás, lo que se recomienda es poner un día y una hora específica para estar en silencio y poder pensar cómo va nuestra vida, cómo están nuestras relaciones familiares, de trabajo, qué tanto estamos mejorando al mundo que nos tocó vivir; lo podemos hacer solos o en  grupos de superación o de espiritualidad que encontramos en centros de superación o en parroquias.

El otro día platicando con una persona de edad me decía que uno de sus hermanos tuvo un pleito muy fuerte en su vida que nunca arregló y cuando estaba ya muy enfermo estaba muy inquieto y no podía morirse, y por palabras que le oyeron balbucear se dieron cuenta de que lo que lo estaba perturbando era el hecho de no haber arreglado las cosas ni haber perdonado en su momento  a la persona con la que tuvo ese conflicto tan grave.

Hay que reflexionar y vivir nuestra vida sabiendo y estando conscientes de que algún día nos vamos a morir y tratar de a su debido tiempo de realizar las acciones pertinentes para que en nuestro lecho de muerte podamos  estar tranquilos y no nos arrepintamos de no haber hecho, dicho, o perdonado a alguna persona. 

Si por algo no lo hemos hecho estamos muy a tiempo ahorita que tenemos salud; hay un dicho que dice que como vives morirás entonces no creamos que en el último momento va a cambiar todo, que si somos ahorita “malos” en la muerte vamos a ser buenos, que si ahorita somos irreligiosos en la muerte vamos a ser religiosos,  que si ahorita no queremos confesarnos en la muerte vamos a pedir a un padre. 

Es por eso que se recomienda tanto reflexionar lo más seguido que se pueda para arreglar las situaciones diarias de la vida como se debe, objetivamente sin protagonismos ni haciéndonos las víctimas,  para así estar en paz y felices desde ahorita y poder también morir en paz.