×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El quiote, una dulce tradición zacatecana

Víctor Castillo
~
23 de Noviembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El quiote se obtiene horneando el maguey durante 3 días bajo tierra.
Víctor Castillo / El quiote se obtiene horneando el maguey durante 3 días bajo tierra.

ZACATECAS.- Por las calles de Guadalupe es común ver a don Macedonio Pérez empujando una carretilla cargada con un típico dulce zacatecano traído del municipio de Pinos, que chicos y grandes conocen como quiote y que se produce entre los meses de noviembre y febrero.

El señor Pérez explicó que el quiote se obtiene al cocer con leña el maguey con la miel de esta planta en un hoyo en el que se colocan piedras y que se tapa con las propias pencas  del maguey, proceso que dura tres días.

El comerciante relató que tiene más de 20 años vendiendo este producto, tiempo en el que ha visto a distintas generaciones disfrutarlo desde niños, a los que les están saliendo los dientes, hasta personas mayores que al probarlo recuerdan su niñez.

Don Macedonio comercializa el dulce en precios que van desde los 5 hasta los 25 pesos, dependiendo del tamaño. Comenta que la  venta le deja en un día malo hasta 400 pesos, mientras que en uno bueno, como los domingos, de 500 en adelante.

“El quiote lo buscan muchas gentes desde los niños al salir de la escuela, trabajadores de talleres o construcciones hasta personas que están en oficinas; al vender este dulce que es típico de aquí, he podido ver a los niños crecer, que aunque tengan 40 años o más, siguen comprando esta golosina que es muy nutritiva”, agregó.

El señor Pérez dijo ser un orgulloso promotor de las tradiciones zacatecanas, porque cuando muchos vendedores como él van a diversos municipios como Pinos o Jiménez del Teul a comprar el dulce, los fabricantes siguen haciéndolo y se convierte en un círculo donde todos ganan.

“En todos estos años, lo que más me gusta ver es cuando los niños llegan a comprar su quiote, en especial cuando ellos solos lo piden, porque quiere decir que sus padre no los obligan a comerlo, sino que a ellos les gusta, lo que significa que cuando sean grandes van a seguir comiéndolo”, dijo.