×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Con piedras y palos recibe la hinchada del River Plate a los jugadores del Boca Juniors

Redacción
~
24 de Noviembre del 2018 12:49 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El Boca Juniors fue recibido con piedras, palos y gas pimienta para disputar la Copa Libertadores contra el River Plate.
AFP / El Boca Juniors fue recibido con piedras, palos y gas pimienta para disputar la Copa Libertadores contra el River Plate.

ARGENTINA.- La llegada de Boca Juniors a la casa del River Plate para disputar este sábado la Copa Libertadores 2018 fue accidentada: el autobús que transportaba al plantel fue atacado con piedras y palos por parte de los aficionados del millonario.

El partido fue retrasado hasta las 3 de la tarde hora de México según confirmó la Conmebol.

Varios medios de comunicación dan cuenta de cómo el camión resultó con varios vidrios laterales rotos; los jugadores se vieron afectados por gas pimienta y, una vez descendieron, iban tosiendo y con los ojos llorosos.

Algunos medios dicen que los aficionados contrarios tiraron el gas contra ellos; otros, que el gas fue usado por la policía para controlar las agresiones contra los jugadores.

"¡Nos tiraron de todo!", dijo visiblemente afectado el volante y capitán 'xeneize', Pablo Pérez de acuerdo a la agencia AFP.

El defensor central Carlos Izquierdoz relató rápidamente a periodistas apostados en el ingreso del vestuario boquense en el Monumental que "nos tiraron gas pimienta, palos, piedras. Entró de todo al micro".

El ingreso de los jugadores al camerino así como el cuerpo técnico y varios directivos que viajaban con el plantel fue registrado por varias televisoras; en las imágenes se les veía afectados por los gases.

"Fue un descontrol en las últimas calles cerca al Monumental. La policía se vio desbordada ante tanto vandalismo y tuvo que dispersar a los hinchas de River con gases lacrimógenos, que también por efecto del viento y las ventanas rotas ingresaron al micro", dijo uno de los directivos a la prensa.

Según la televisión local, varios jugadores resultaron cortados por efectos de los vidrios rotos y el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, se encontraba en el camerino de Boca expresando su solidaridad al plantel rival.

El desplazamiento del autobús se hizo en medio de un fuerte operativo de seguridad desde el exclusivo sector de Puerto Madero, en el centro de Buenos Aires, hasta el barrio de Núñez, en el norte de la ciudad.

Se considera que el fervor de los aficionados, agrupados en hinchadas, es el condimento de esta centenaria rivalidad entre Boca y River, uno de los clásicos más vistos y el más popular en el mundo.